Actualidad

Todo tiene su final

20 de noviembre, 2021

Por: Román Ibarra

Todo tiene su final, nada dura para siempre! nos recuerda siempre uno de las más grandes salseros de la historia: Héctor Lavoe. Pues sí, efectivamente ha finalizado una de las peores campañas electorales de que se tenga memoria.

Una ristra de candidatos ofreciendo resolver cosas que exceden la competencia que la Ley establece para esos cargos a los cuales aspiran, y otros en abierta burla contra la sensibilidad y necesidad de la ciudadanía, diciéndoles que ahora sí, luego de décadas de olvido, y abandono.

El gobierno aprovechó muy bien la dispersión y fracturas en el seno de la (s) oposición (es), para imponer lo que llamaron la megaelección, y resolver en un solo evento, instancias completamente distintas, como Gobernaciones y Alcaldías.

Por supuesto, que es comprensible la conveniencia del oficialismo en actuar de esa forma; lo que es inaceptable, es que la oposición del G4 no haya sabido leer el momento que nos ha tocado vivir, y lejos de hacer esfuerzos por conformar una plataforma unitaria, en vista de su abandono previo, dedicaron sus esfuerzos a agredir a los que jamás renunciaron a la ruta electoral, destruyendo –consciente o inconscientemente- el voto como instrumento de lucha contra los responsables de la más pavorosa crisis de nuestra historia republicana.

Ahora vienen a pedir el voto para los suyos, y se olvidan de todos los denuestos e insultos que lanzaron contra quienes siempre transitaron el camino electoral. Por supuesto, en medio de todo está la ciudadanía atónita por la desesperanza, pero sobre todo, sin orientación ni rumbo.

Quisiera sinceramente equivocarme, pero como hemos venido anunciando, es muy malo el pronóstico para el 21N; estoy convencido de que el gobierno a pesar de contar con apenas el 20% del apoyo popular, se va a alzar con el triunfo en la mayoría de Gobernaciones y Alcaldías.

En nuestra opinión, solo se salvarán aquellos estados y municipios, en los cuales, hay verdaderos liderazgos, más allá de los partidos. Construidos con años de trabajo sostenido, y que hoy pudieran recibir el acompañamiento popular con razón y emoción. Ya hemos visto en algunas regiones las simpatías que despiertan los líderes que han demostrado estar al lado de la gente y sus necesidades.

Ojalá fueran muchos más los éxitos, pero el daño que se ha hecho ha sido tremendo. Una labor titánica habrá que realizar luego del fracaso que creo va a ocurrir el día 21 de noviembre, para reconstruir el tejido de los factores de la oposición, o sencillamente y sin complejos, decidir un deslinde que a veces luce inevitable. Obviamente, ello serviría para prolongar la agonía del venezolano común, bajo la continuación del desastre que significa Maduro y su gente en el poder.

Es inaceptable que sigan los aventureros, y advenedizos, recurriendo a salidas golpistas y chapuceras, a contrapelo del sentir de la ciudadanía que solo aspira a resolver las controversias político-sociales, mediante el uso de los mecanismos constitucionales y electorales.

Es urgente la renovación de todo el liderazgo nacional en los distintos ámbitos de la cotidianidad. Renovar la dirigencia y jefatura de los partidos políticos; confederaciones; federaciones; sindicatos; universidades; gremios, y demás instituciones para refrescar e inyectarle nuevos bríos a la lucha social, tras la búsqueda del bien común.

Sería una pena continuar descendiendo por el despeñadero de los países más atrasados, a pesar de que el país cuenta no solo con los recursos en materia prima, sino también con una clase profesional competente y bien formada.

Una nueva sociedad es lo que reclama el ciudadano común, en democracia y libertad para cumplir el deseo de transitar la vida en condiciones de dignidad y felicidad societal; familiar, y personal.

Que Dios nos agarre confesados.

@romanibarra

 

El Reporte Global, no se hace responsable de las opiniones emitidas en el presente artículo, las mismas son responsabilidad directa, única y exclusiva de su autor.