Suiza: más allá del presidencialismo y el parlamentarismo

7 de enero, 2021

Suiza es un Estado federal con tres entidades político-administrativas: la Confederación, 20 cantones y 6 semicantones, así como 2.212 municipios, denominados “comunas”. El sistema político suizo caracterizado por el sistema confederativo y por la democracia directa, ejercitada especialmente a través de la iniciativa popular y el referéndum, destaca en el orden mundial. De hecho, la modalidad más arcaica de democracia directa, conocida como “Landsgemeinde”, consistente en la votación a mano alzada de los ciudadanos, todavía está vigente en los cantones de Appenzell Rodas Interiores y Glarus. La Constitución suiza especifica el área de competencias de la Confederación, quien vela por la seguridad interior y exterior del país, avala las Constituciones cantonales y mantiene las correspondientes relaciones diplomáticas con estados extranjero, así como el manejo del régimen de aduanas, los servicios postales, el régimen monetario entre otras. Tanto los cantones como los municipios gozan de una amplia autonomía. Cada cantón tiene su propia constitución, leyes y parlamento, así como sus propios tribunales. Es por ello que el federalismo helvético llama poderosamente la atención de estudiosos y académicos al estar jurídica y políticamente más allá del presidencialismo y del parlamentarismo.

Durante mi experiencia diplomática, una de las referencias obligadas es Suiza, tanto como centro mundial de la diplomacia multilateral, como Estado nacional con una democracia directa, única en el mundo; y con un gran desarrollo económico y social. En Ginebra, finalizada la Primera Guerra Mundial, se estableció el primer organismo multilateral de carácter universal como fue la Sociedad de las Naciones, precursora de lo que en 1945 en la ciudad de San Francisco se constituyó como Organización de las Naciones Unidas. El objetivo fue la cooperación entre los Estados y la promoción de la paz y la seguridad, con mecanismos de solución pacífica de controversias entre las naciones. Venezuela en Ginebra siempre ha tenido una delegación permanente con diplomáticos y especialistas, a los cuales se les acredita formalmente ante la Oficina Europea de la ONU. Durante 5 años, junto con otros diplomáticos y con diferentes embajadores seguimos los trabajos de unas 30 organizaciones internacionales, sus actividades ordinarias y sus conferencias que al año son más de 200 como también el funcionamiento de muchas organizaciones no gubernamentales, entre ellas, la más importante la Federación Internacional de la Cruz Roja y la Media Luna Roja. Las 190 embajadas acreditadas y las Organizaciones Internacionales con sus conferencias tienen una población de 30 mil diplomáticos y funcionarios internacionales. En esta ciudad Suiza, además del Consejo de Derechos Humanos de la ONU está el Alto Comisionado en esta materia y el Alto Comisionado de la ONU para los refugiados (ACNUR). Organizaciones tecnológicas, como la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT) y la Organización Metereológica Mundial (OMM), han permitido avances en el uso de satélites y en el tema del calentamiento global. La Organización Mundial de Comercio (OMC) facilita el intercambio comercial y financiero entre los países con reglas definidas. Para los empresarios y trabajadores ha sido fundamental en su relación con los gobiernos la labor desarrollada por la Organización Internacional del Trabajo (OIT), este complejo mundo diplomático en Ginebra trabaja para complementar la realización de los 17 objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas.
Además de la Misión Permanente, nuestro país tiene una embajada bilateral acreditada en Berna. Recientemente se conmemoraron los 80 años de las relaciones diplomáticas entre Venezuela y Suiza. En la revista venezolana Diplomacia el Excmo. Señor Embajador Didier Chassot, Embajador de la Confederación Suiza, en un amplio reportaje destacaba la labor de Suiza en esta larga historia de relaciones bilaterales señalando la importancia y labor de la Comunidad Suiza residente en Venezuela.
Precisamente en esa entrega, el Embajador Chassot reafirmaba la importancia de los Convenios de Ginebra, los cuales, ratificados por todos los Estados del planeta, son la expresión de un compromiso universal al servicio de una humanidad común en el marco de la ampliación del Derecho Internacional Humanitario. En todos los países destrozados por la guerra, los Convenios preservan una parte de humanidad en medio del horror, en particular la protección de las víctimas en los conflictos armados actuales, por lo que es esencial volver a destacar hoy los éxitos alcanzados a lo largo de los decenios, gracias a esos textos fundamentales.
En una próxima oportunidad nos referiremos al estudio de la Constitución Suiza y al modelo político, económico y social de esta Confederación, que sigue siendo un paradigma en la geopolítica mundial.
jcpineda01@gmail.com
El Universal

El Reporte Global, no se hace responsable de las opiniones emitidas en el presente artículo, las mismas son responsabilidad directa, única y exclusiva de su autor.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: