Sobre la mujer en tiempos de pandemia: caso venezolano

  • admin
  • 30 julio, 2020
  • Comentarios desactivados en Sobre la mujer en tiempos de pandemia: caso venezolano

30 de julio, 2020

En esta pandemia del Covid-19, como un accidente más de la historia, hemos comprobado como las mujeres en función de gobierno han tenido éxitos positivos extraordinarios en el combate contra el coronavirus más allá de los grandes fracasos de hombres carismáticos y Estados poderosos; como ha sido el caso de Estados Unidas, China, Rusia y algunos países europeos. La historia reconocerá la labor de mujeres gobernantes en Alemania (Angela Merkel); Nueva Zelanda (Jacinda Arden); Islandia (Katrín Jakobsdóttir); Dinamarca (Mette Frederiksen); Taiwán (Tsai Ing-wen) e incluso en la pequeña Isla de San Martín (Silveria Jacobs). Las mujeres han pensado más en función de la solidaridad y la cooperación que en el instinto masculino de poder, donde el miedo a la enfermedad y a la muerte puede propiciar mediadas autoritarias de gobierno con estados de excepción y de emergencia. Es oportuna una reflexión sobre la permanente lucha de las mujeres en sus derechos y en la dirección que les debe corresponder en los asuntos de la polis. Precisamente en Alemania se discute una reforma constitucional para la paridad absoluta entre hombres y mujeres en la función pública.

Siempre la mujer ha querido ocupar el puesto que le corresponde como responsable del destino humano. Es la mitad fundamental de la especie y generadora de todas las vidas. El mundo ha sido testigo, especialmente en Occidente y en la tradición judeocristiana, de las permanentes luchas de las mujeres frente a las estructuras patriarcales y contra la discriminación jurídica; política; social y cultural que siempre ha existido. La herencia grecorromana condujo a la discriminación en Occidente. El cristianismo con su mensaje revolucionario dignificó a la mujer y creó un nuevo paradigma del ser humano fundamentado en la dignidad.
En 1793 cuando la Revolución Francesa anunció los derechos del hombre afirmó que sólo era para el sexo masculino; Olympe de Gouges junto a Rosa Lacombe y otras activistas proclamaron los 17 artículos de los Derechos de la Mujer y de la Ciudadana en Francia; defendieron sus derechos pero fueron víctimas del terror de Robespierre, muriendo en la guillotina. En Estados Unidos, Mercy Otis Warren y Abigail Adams lograron el derecho al voto en el estado de New Jersey en el año 1776, promulgándose en otros estados; la enmienda 19 de la Constitución estadounidense estableció así la igualdad de sufragio. Mientras que en Gran Bretaña, bajo la influencia de Mary Wollstonecraft se publicó el libro “Vindicación de los derechos de la mujer (1792)”.  Así, en 1832 en la ley electoral la palabra “person” comprendía los dos sexos, aunque al interpretarse la norma se restringió la aplicación solo a los hombres. Fue en 1917 cuando se les otorgó el voto a las mujeres, y en 1918 el derecho a poder ser electas en la Cámara de los Comunes. Luego, en 1929 se afirmó la absoluta paridad entre ambos sexos. En el caso de Francia, durante la cuarta República en 1946 y después de la Segunda Guerra Mundial la Constitución otorgó el Sufragio Universal a las mujeres. La primera Organización Feminista en Estados Unidos producto de actividades públicas para la igualdad de sexo fue realizada en 1848, en la denominada “Convención de Seneca Falls”. Todo el siglo XX está pleno de manifestaciones y exigencias de las mujeres en distintas partes del mundo contra la sociedad patriarcal. En 1949, el existencialismo francés reivindicó esta igualdad con la afirmación del reconocimiento de la mujer a quien se le asigna un segundo sexo como lo planteó Simone de Beauvoir. Paulatinamente, surge el concepto de género en esa igualdad necesaria entre hombres y mujeres con las mismas capacidades; derechos; obligaciones y que deberían tener las mismas oportunidades.
En América Latina, la mujer también participó en la lucha universal de sus derechos. En Venezuela durante el año 1935, con el fin de la dictadura de Gómez, las mujeres aprovechando el tiempo de cambio exigieron reformas en el Código Civil y así se creó la Asociación Venezolana de Mujeres en 1936. De esta manera, se celebró en el Ateneo de Caracas en 1940 el Congreso de las Mujeres Venezolanas; con la exigencia de todos sus derechos y incluyendo el derecho al voto. El 15 de marzo de 1946 la Junta Revolucionaria de Gobierno presidida por Rómulo Betancourt emitió el decreto ley autorizando a la mujer venezolana para el sufragio activo y pasivo en las mismas condiciones que los hombres. El 05 de julio de 1947 en la nueva Constitución de la República se promulgó definitivamente el derecho al sufragio de la mujer venezolana. Quedan muchas cosas por hacer en esta permanente lucha donde la educación es fundamental. Afortunadamente las mujeres están presentes en Venezuela, América y el mundo en todas las actividades sociales; así lo han demostrado en este tiempo de crisis, pandemia, enfermedad y muerte.
En los tiempos post pandemia con el nuevo orden internacional y nacional se recordará y agradecerá eternamente el trabajo de las mujeres médicos, enfermeras, y trabajadores de las ciencias de la salud. Han sido fundamentales en este combate contra el coronavirus. Recordamos precisamente en el centenario de su nacimiento a quién ha inspirado a todas las mujeres en el campo de la salud, la enfermera británica Florence Nightingale.
jcpineda01@gmail.com
El Universal
A %d blogueros les gusta esto: