Soberanía en alquiler

8 de febrero, 2020

Pienso en todos los sufrimientos, angustias, dolor, hambre, enfermedades, traiciones, pérdidas de seres queridos y soledad por las que pasaron nuestros próceres: Bolívar, Miranda, Sucre, Páez, entre tantos otros militares y civiles que entregaron todo, su vida completa a la lucha por la independencia de Venezuela, por más de 15 años, durante el primer cuarto del siglo XVIII, de nuestra historia contemporánea.

La lucha se planteaba como la de un gato contra un tigre a favor del imperio español. Sin embargo Miranda, “el precursor” y Bolívar “el muchacho impetuoso” que llegó a ser libertador, asumieron tamaño desafío. Miranda injustamente se quedó en el camino. Murió en La Carraca, prisión de Cádiz. Pero, Bolívar junto a los otros patriotas lograron, a costa de sangre y fuego la victoria, sacando al imperio español de Venezuela y de 4 países más de nuestro continente.

Durante todos los años que siguieron a la liberación de Venezuela del dominio imperialista español hasta la llegada de Hugo Chávez Frías al poder, esa libertad, esa soberanía de Venezuela fue defendida del yugo extranjero, de los imperialismos “a capa y espada” por todos los venezolanos que dirigieron este país: caudillos, dictadores y demócratas. Así como por cada ciudadano venezolano. Jamás ninguno de los venezolanos solicitó, promovió y ayudó a que se produjera una invasión militar extranjera a suelo patrio.

Chávez rompió con ese legado, con ese orgullo venezolano de ser soberanos, con ese patriotismo, con ese nacionalismo esencial, con la Venezuela independiente, libre y soberana. A Hugo Chávez Frías le debemos la venta de nuestra soberanía al colocarnos como una especie de “colonia de Cuba”. Gracias a él los cubanos llevan casi 20 años interviniendo directamente en nuestros asuntos internos y orientando la política interior y exterior de Venezuela.

Maduro a su vez ha continuado y acentuado esa entrega de nuestra soberanía a intereses extranjeros. Hoy estamos endeudados hasta más no poder con China, Rusia, Irán y otros países. Están comprometidas en pagos nuestras riquezas naturales: petróleo, gas, hierro, oro, diamantes, cobre, bauxita, cortan, entre otros.  Rusos, árabes, cubanos, iraníes y chinos están en nuestro país, participan en negocios con el Estado y ocupan incluso cargos en registros civiles, notarías, fuerzas armadas, policías, inteligencia, salud, educación y deportes.

Es del conocimiento público que el gobierno de Maduro vende a precios de costo a Cuba, otras islas del Caribe y países el petróleo venezolano.  El futuro económico del país está seriamente comprometido.  En lo que representa el colmo de la desfachatez y de renuncia a nuestra soberanía Maduro, invita al  embajador de Cuba en Venezuela a que participe en las reuniones del Consejo de Ministros, lo que es un acto absolutamente contrario a los intereses del país. Un claro acto de traición a la patria.

El otro gobierno, los otros compradores  

En la misma tónica de Chávez, Nicolás Maduro y el gran polo patriótico (chavismo-madurismo) que lo respalda. Un sector de la oposición venezolana que se hace llamar “mayoritario” pero que no se cuenta desde el 2015, que de paso no acudieron a dichas elecciones como partidos independientes, sino con una tarjeta unitaria, específicamente me refiero al G4 con Juan Guaidó al frente y a los factores de la oposición radical venezolana encabezados por María Corina Machado, han entregado la soberanía de Venezuela al polo opuesto al de Maduro que es Cuba-Rusia, en la geopolítica mundial. A Estados Unidos, otras potencias y Colombia y Brasil.

Las relaciones internacionales se configuran entorno a los intereses de cada nación, no conforme a solidaridades entre ellas. Esta parte de la oposición venezolana ha fijado como vía para salir del chavidurismo  la entrega de la soberanía nacional al mejor postor, a aquellos que financien la “lucha” por la democracia en Venezuela y la “ayuda” humanitaria en suculentos dólares y euros.

Estos señores, se han dedicado a solicitar sanciones económicas contra Venezuela, a sabiendas que dichas sanciones no sacarán a Maduro, pues en ningún lugar del planeta en donde se han aplicado han obtenido el resultado esperado, sacar a los dictadores y/o gobiernos autoritarios como el nuestro. Qué mayor muestra de ello que Cuba, más de 60 años con sanciones, bloqueos  y los castros sigue allí “vivitos y coleando felices”.

Estos opositores que se autodenominan “verdadera oposición”,  “puros”, “más dignos que…” junto a la gran mayoría de los venezolanos que están en Miami, dedican todas sus energías y esfuerzos en solicitarle a los +50 países que los apoyan, pero en especial a EEUU, una intervención militar en Venezuela y lo dicen abiertamente sin ningún tipo de recato. Estos señores opositores al igual que Chávez y Maduro, han traicionado lo que fue la férrea defensa por casi II siglos de nuestra soberanía, de nuestra libertad e independencia.

Estos ciudadanos no tienen ningún sentido de pertenencia, de arraigo a los nobles valores de independencia que caracterizaron y caracterizan a la gran mayoría de los venezolanos, desde que Bolívar y los demás próceres nos obsequiaron la libertad y soberanía por la cual muchos hasta su vida dieron. Estos venezolanos “invoca invasiones” son una verdadera vergüenza para el país. Con sus pancartas y gritos en Miami de” invasión”, “invasión”.

Hoy, en este 2020, los venezolanos tenemos que decidir, de una vez por todas, cómo queremos salir de esta crisis, de este gobierno. Si por la vía de la violencia con golpe de Estado, invasión militar extranjera, estallido social y “calle sin retorno” o por la vía que nos indican todos los 194 países que conforman el globo terráqueo. La vía pacífica de la negociación política y la participación electoral con nuevo CNE y observación internacional amplia e imparcial como la de la ONU.

Venezolano, analice los pro y contras y tome usted su decisión.

 

@joserioslugo 

 

A %d blogueros les gusta esto: