Qatar: La Manhattan del desierto

11 de junio, 2020

La próxima semana será presentado al cuerpo diplomático y a todos los miembros de la comunidad internacional presente en Venezuela la “Revista Diplomacia” en su tercera edición. En esta oportunidad el tema central es un acercamiento al Estado de Qatar, cuya capital Doha es denominada la Manhattan del desierto. En esta oportunidad por la pandemia del Covid-19 el lanzamiento se realizará virtualmente y por las redes sociales. El Sr. Embajador de Qatar en Venezuela Rashid Mohsin Al Fetais desde Doha, donde lo sorprendió el Covid-19, extenderá un saludo como lo hicieron en su oportunidad el Embajador de Francia y el Nuncio Apostólico cuando la revista escogió como temas centrales a estos Estados. Como Director de esta publicación, ha sido un agrado con los diferentes trabajos sobre Qatar recordar mi estadía de tres años como Embajador venezolano en ese país.
El Estado de Qatar es considerado como un modelo de desarrollo armonioso en toda la región del Medio Oriente y especialmente en el Golfo arábigo pérsico. Con 11.586 km2 tiene una población cercana a los 2 millones de habitantes. Dos terceras partes de la población musulmana es sunita, pero junto a los chiitas hay una minoría cristiana. La moneda es el Riyal catarí. Su economía se basa en el gas y el petróleo, pero también han diversificado otras aéreas con el ingreso de los hidrocarburos, entre ellas la financiera y el turismo. El régimen político es monárquico con una división territorial de 10 provincias (baladiyat). Su geografía se extiende a la rivera del Golfo Pérsico, en gran parte desértico pero han impulsado la agricultura y la cría. La mitad de sus necesidades de agua la satisfacen con los procesos de desalinización.

El petróleo y el gas representan el 85% de las exportaciones. Este país tiene la más alta clasificación del PIB por habitantes y con la menor tasa de desempleo. Es importante destacar su producción y reservas de gas que constituyen el 14% de las reservas mundiales. La reciente crisis política con sus vecinos árabes, especialmente Arabia Saudita, le ha obligado a desarrollar bienes, servicios y la necesaria autosuficiencia.
Durante mi estadía en Qatar pude constatar el espíritu liberal, el compromiso con la justicia y la libertad, el sentido de modernidad del gobierno y del pueblo catarí con el pluralismo en sus relaciones internacionales. Especial interés han demostrado por América Latina. La cadena de televisión Al Jazeera ha permitido mostrar al mundo la realidad de los países árabes pero también la especificidad del pueblo catarí. Fuimos testigos de las primeras elecciones municipales del país, en las cuales las mujeres participaron a diferencia de otros países árabes. Dentro de su espíritu de modernidad, en el año 2003 promulgaron una nueva constitución con las consultas respectivas de los distintos sectores de la población. También pudimos presenciar la libertad religiosa donde conviven la mayoría sunita, la minoría chiita, varias expresiones del cristianismo y cultos orientales. Desde ese tiempo el gobierno catarí, aun cuando siempre ha tenido cooperación plena con Estados Unidos, ha desarrollado una política exterior de perfil propio con los países árabes pero cuidando su especial relación con su vecino Irán.
En varias ocasiones pude conversar con el Emir Khalifa Bin Hamad Al Thani a quien presenté mis cartas credenciales y con quien pude establecer una cordial relación, tanto de trabajo en el mundo árabe al ser Embajador concurrente en Kuwait y Emiratos Árabes Unidos en función del interés de Venezuela y América Latina.
En relación a la FIFA 2022; esperamos que las condiciones sanitarias permitan este gran evento; ya que desgraciadamente hemos visto como han tenido que suspenderse las Olimpiadas de Japón en el presente año. Qatar está construyendo, desde hace varios años, algunas de las instalaciones deportivas más ecológicas y, desde el punto de vista arquitectónico, las más avanzadas jamás vistas. Todas ellas se exhibirán ante el mundo cuando el mayor espectáculo deportivo del planeta llegue a Medio Oriente.
En este numero de la revista Diplomacia nos referimos a la controversia existente entre Qatar y sus vecinos Árabes, donde compartimos el criterio de que todo bloqueo tanto regional como internacional siempre perjudica a los pueblos y dentro del imperativo de la Carta de la ONU debe recurrirse a la solución pacifica de los conflictos internacionales. Recientemente el Sr. Embajador de Qatar en Venezuela nos afirmaba que mientras el objetivo era aislar completamente a Qatar del mundo, sucedió exactamente lo opuesto, los sectores de negocios y agricultura crecieron después del bloqueo y están en la búsqueda de la plena autosuficiencia con el imperativo del desarrollo de libertad y justicia.
En estos días de pandemia con una tasa de contagio muy alta, Qatar ha implementado medidas severas de contención por la alta población extranjera. 1 de cada 87 residentes ha padecido el Covid-19, pero la medicina ha respondido adecuadamente. Es un testimonio más del interés por la salud y la educación, más allá de la buena administración y gerencia de los hidrocarburos.
Correo: jcpineda01@gmail.com
Twitter e Instagram: @jcpinedap
A %d blogueros les gusta esto: