Actualidad

Provocación y caída libre

3 de diciembre, 2022

Por: Román Ibarra

Maduro no sabe gobernar, y la destrucción del país es la evidencia más clara. Ha estado al frente del gobierno como encargado desde la gravedad de su antecesor, a pesar de la violación constitucional, en vista de que era el Vicepresidente en ejercicio para entonces, y luego como Presidente por su triunfo electoral de 2013.

También es cierto que encontró un país deshecho por la anti obra de Chávez, quien a pesar de haber contado con recursos inimaginables y superiores a todos los gobiernos de la República juntos desde su fundación, sólo produjo decepción, y la ruina material de Venezuela. Chávez dedicó todo su tiempo a su enamoramiento con Fidel, entregándole la soberanía y riquezas para que el tirano cubano nos colonizara sin un disparo, solo por la voluntad del descocado aspirante a suceder al barbudo en la lucha ¨antiimperialista¨! Válgame Dios, semejante estafa la de Fidel con el enajenado tiranuelo.

Pero volviendo a Maduro, hay que reconocer que si algo sabe hacer muy bien, es el papel de intrigante, y provocador, con lo cual, logra dividir a sus oponentes para seguir reinando, sin mayor aceptación popular.

La firma de esos acuerdos que liberan recursos propiedad de la nación, y que según el texto del acuerdo serán administrados por la ONU para dedicarlos a obras sociales, y recuperación de servicios esenciales, le dan a Maduro –en términos boxísticos- un triunfo importante en el primer round, en vista de que logró sobreponerse a la fuerza de las sanciones, mantener el gobierno y arruinar a sus contrarios dividiéndolos hasta la exageración.

En discurso reciente ha dicho que exige el levantamiento total de las sanciones impuestas por los EEUU, y sus aliados europeos, y de ser así, podría permitir mejores condiciones para celebrar elecciones, en una clara provocación para sus contrincantes, quienes ya empezaron a echar espuma por la boca, lanzando dicterios sin entender todavía el estilo de Maduro.

¨Si quieren elecciones libres, queremos elecciones libres de sanciones¨; que las quiten todas para ir a unas elecciones libres! Dijo Maduro.

¨Es un acuerdo que tiene componentes muy importantes de carácter social para la vida de Venezuela y tiene como esencia la recuperación de más de 3.000 millones retenidos, congelados y secuestrados en cuentas bancarias de Estados Unidos y Europa que le pertenecen a los venezolanos¨. Agregó para referirse a la oposición representada en la mesa de México: ¨estamos negociando con los representantes de los secuestradores, con los enviados de los secuestradores, y se ha logrado firmar un acuerdo con los representantes de los secuestradores del dinero de Venezuela para que se invierta en el país”.

 

El muy astuto de Maduro le echa toda la culpa de la destrucción del país a las sanciones, y no es verdad, pero le resulta una carta posible  a la medida de una oposición G4-PU sin fuerza, y sin aliento; dividida y aparentemente sin remedio.

Como de costumbre, un montón de tontos inútiles volvieron por sus fueros diciendo que así no se puede participar, y que el ¨dictador¨ ya tiene todo arreglado.

Lo cierto es que Maduro luce triunfante, a pesar de su exiguo respaldo popular, mientras la oposición dividida en mil pedazos, sin esfuerzos de unificación, y empeñado un sector (G4-PU) en la celebración de elección primaria para escoger su candidato con exclusión de otros sectores, y el otro sector sin ofrecer alternativa, vemos un escenario de caída libre que favorece al gobierno.

Nosotros seguimos trabajando en la idea de promover una discusión amplia para alcanzar un programa de gobernabilidad que sea respaldado por todos, y luego la búsqueda de un candidato de consenso que conduzca la transición en paz; que ofrezca garantías a todos los sectores de la vida nacional. Un gobierno decente y probo para todos los venezolanos.

@romanibarra

 

El Reporte Global, no se hace responsable de las opiniones emitidas en el presente artículo, las mismas son responsabilidad directa, única y exclusiva de su autor.