Porque siguen allí

4 de enero, 2020

(Este artículo fue publicado por vez primera el 8 de noviembre, 2019. En la presente fecha ha sido actualizado)

No soy el dueño de toda la verdad, esta es solo la mía.

Hay muchos factores que explican el hecho de que el chavimadurismo siga en el poder. Muchos son obvios y otros no tanto:

  1. Tienen el control de las FFAA, el TSJ, la Fiscalía, las alcaldías, las gobernaciones, los concejos municipales, las Asambleas Legislativas de los estados y los demás poderes a excepción de la Asamblea Nacional (eso fue hasta el 6D/2020, ahora también la controlan)
  2. Violan los DDHH y la Constitución. Reprimen e infunden miedo. Persiguen a la dirigencia política y la meten presa. Intervienen partidos políticos, inhabilitan a partidos y dirigentes. Han logrado dividir a la oposición. Alimentan el extremismo en la oposición. Son tramposos y no tienen ética.
  3. No están solos en el mundo pues cuentan con Rusia, China, Irán, Corea del Norte, entre otros 134 países que lo reconocen.
  4. El PSUV se ha mantenido casi en perfecta unidad (hasta las parlamentarias 6D) y Maduro ha demostrado tener el liderazgo, sí, el liderazgo necesario para que eso sea posible. Es un grave error no reconocer las fortalezas del adversario.

 La clave de todo

Considero que el principal factor para que el chavimadurismo siga en el poder han sido las múltiples y continuas pifias, los garrafales errores que ha cometido la dirigencia de la oposición a lo largo de estos 22 años. Una dirigencia política de oposición que, en algunos casos, ha mostrado ser absolutamente mediocre. Nada que ver con los políticos de otrora forjadores de la democracia. No ha fallado la política, han fallado los malos políticos.

A continuación nombro, de forma aleatoria, algunos de los errores en los que han incurrido la conducción de la oposición, en estos 22 años, que considero más graves:

  1. Siempre subestimar a Chávez en su momento y ahora a Maduro.
  2. Pretender hacer política y crear liderazgos desde las redes sociales.
  3. El golpe de Estado del 2002. Fue una absoluta torpeza que solo logró atornillar a Chávez en el poder.
  4. El paro petrolero. Un grave golpe contra nuestra principal industria. Principal fuente de ingresos que solo logró atornillar, consolidar más y más a Chávez en el poder.
  5. No tender puentes en su momento con el chavismo y ahora con el madurismo.
  6. Insultar, descalificar e incluso amenazar constantemente a miembros de las FFAA y de otros poderes.
  7. Las absurdas y violentas guarimbas que solo lograron la muerte de varios venezolanos al mantener sitiada a la gente en sus zonas de residencia y causar destrozos contra el patrimonio público nacional.
  8. Las vías de facto como la comiquita del 30 abril de 2019.
  9. La degeneración de la MUD al volverse excluyente y sectaria, siendo secuestrada por el G4, lo cual ocasionó su desaparición.
  10. La conformación del llamado G4 integrado por VP, PJ, AD y UNT (nefasto para el país. Mató la unidad apunta de exclusión y sectarismos) quienes secuestraron la conducción de la oposición y la mantienen secuestrada en un monopolio donde se pagan y se dan el vuelto.
  11. El complejo de la oposición con el diálogo y la negociación, siendo estas las herramientas fundamentales de todo verdadero demócrata.
  12. Los dirigentes dejaron de hacer política en la calle para hacerla en Twitter.
  13. La falta de propuestas viables para cambiar al gobierno, de soluciones concretas inmediatas (pues la gente las necesita hoy, no mañana, su hambre y necesidades generales no esperan) a los principales problemas del país.
  14. El no lograr transmitir esperanza al pueblo, por lo cual la gente no ve en la oposición posibilidades de un cambio real, de mejora en su vida.
  15. La solicitud y apoyo constante al incremento de sanciones generales a la economía de Venezuela, a sabiendas que con ellas no saldrá Maduro y que solo afectan al pueblo (las que castigan a funcionarios corruptos y violadores de DDHH, esas sí hay que solicitarlas y apoyarlas).
  16. Prometer constantemente lo que no se está cierto a cumplir creando así falsas expectativas, ofertas engañosas que siempre terminan en grandes frustraciones mientras el tiempo pasa y las necesidades del pueblo aumentan.
  17. La retórica inútil: “En 6 meses salimos de Maduro”, “falta poco”, “este régimen está caído”, “vamos bien”, “sí entra porque sí”, “renuncia ya” y así por el estilo.
  18. El famoso mantra: “Cese de la usurpación, gobierno de transición y elecciones libres”, sobre el cual jamás explicaron cómo lo van a lograr, no han presentado ningún plan al respecto.
  19. Guaidó excluye a partidos pequeños, no escucha, ni se permite reflexionar sobre su conducta y acciones las cuales, hasta ahora, han sido un rotundo fracaso. No cambian la “estrategia” fallida, solo la repiten una y otra vez.
  20. El principal error de todos: la abstención del 2005, del 2018 y ahora del 2020. Todas las que se han dado y que manifiestan seguir incurriendo. Error inexplicable viendo los resultados nefastos de abstenerse y el no obtener nada a cambio, a pesar de ser la gran mayoría. No contrastan los resultados de 2005, 2018 y ahora el del 2020 contra el del 2015.
  21. No concentrarse en ofrecer ayuda y atender con soluciones concretas el hambre de la gente, la falta de medicamentos. No se ha apoyado la propuesta concreta de establecer el programa de cambio de Petróleo por Alimentos, por ejemplo, realizada por el economista Francisco Rodríguez, pero además no han presentado a su vez ninguna alternativa, solo el esperar el “cese de la usurpación” y mientras tanto el pueblo sufre y muere.
  22. Seguir subestimando a Maduro. Creer que es bruto y falto de liderazgo, pero lo cierto es que Maduro, nos guste o no, ha logrado sortear todo cuanto ha puesto en peligro su estadía en el poder y eso indica que sí tiene algo más que el poder de las armas.
  23. Los grupos extremistas, radicales de oposición (aunque son una mínima minoría, por su poder económico y mediático, han hecho y hacen mucho daño. Conscientes o no terminan siempre por favorecer al régimen).
  24. La constante denigración contra los chavistas y contra quienes lo fueron (recuerden que más del 60% de los venezolanos, en alguna oportunidad apoyó a Chávez) y ya no lo son.
  25. Descartar, negarse a la posibilidad de una reconciliación nacional.
  26. Crear nuevas falsas expectativas con una elección presidencial que no corresponde y desechar las parlamentarias que sí corresponden en 2020 por mandato constitucional.
  27. No contar con un plan, con una estrategia real y viable para salir de Maduro, más que simples retoricas y mantras irrealizables.
  28. Negarse a rendir cuentas sobre los financiamientos, más de 840 millones de dólares, que han recibido de Estados Unidos y otros gobiernos para ayuda humanitaria y la “lucha por el retorno de la democracia en Venezuela”
  29. El no atender las necesidades de los migrantes venezolanos en el exterior con los recursos que donan los EEUU y otros países.
  30. La desconexión casi total de los dirigentes políticos con el pueblo, su sentir, necesidades y anhelos.
  31. La incapacidad de Juan Guaidó para darse cuenta del papel histórico que le ha tocado jugar en la actual coyuntura, cuyo reto principal, para poder lograr el objetivo supremo de sacar del poder a Maduro, es el de unir a toda la oposición, pues sin la concreción de esa unidad de propósito entre todos los sectores que conforman la oposición, sin exclusiones, ni sectarismos derrocar al régimen de Nicolás Maduro, será imposible. La historia juzgará a Guaidó principalmente por eso. Por lo que pudo hacer y NO HIZO.

Agrego los últimos errores de esa dirigencia política del extremismo opositor, lo que yo llamo el LeLo-Guaidoísmo-G4:

  1. La infame Operación Gedeón.
  2. La abstención del 6D/2020.
  3. La modificación del adefesio conocido como “Estatuto para la Transición”, donde establecen el inconstitucional “principio de continuidad administrativa” para, de manera arbitraria, pretender prorrogar su periodo como diputados de la República más allá del 5E/2021, cuando finaliza.
  4. El anuncio de no participar en las elecciones regionales que corresponden en este 2021.
  5. El promover el Referendo Revocatorio, para este año 2021, cuando el derecho a convocarlo, según la Constitución, nace a partir del 10 de enero del 2022, cuando ya ha transcurrido la mitad del periodo, los 3 años.

Hay más errores, pero a mi juicio los ya nombrados son los peores.

En contraste, los únicos triunfos reales y concretos que ha obtenido la oposición frente al régimen en estos 22 largos años son: el referendo constitucional del 2007, ganar la Asamblea Nacional en 2015 (gracias a la unidad de propósito que sí se logró en ese momento) y algunas gobernaciones, alcaldías y concejalías. Igualmente, la visibilización en todo el mundo de la crisis venezolana.

El régimen ha hecho muy bien su papel como gobierno autoritario, han logrado mantenerse en el poder. En contraste la conducción de la oposición, a excepción del 2015, ha sido un verdadero desastre, lo cual y según mi humilde criterio es lo que principalmente permite que hoy el chavimadurismo siga en el poder.

 

@JoséRiosLugo

 

El Reporte Global, no se hace responsable de las opiniones emitidas en el presente artículo, las mismas son responsabilidad directa, única y exclusiva de su autor.

A %d blogueros les gusta esto: