Nuevos protagonistas, nueva oportunidad

18 de enero, 2020

Aunque algunos lo quieran negar y hacerse los suecos, luego de 22 años, hoy a la oposición venezolana le toca partir de cero en la lucha frente al chavimadurismo por lograr una transición a la democracia en Venezuela. Esto gracias a un sector extremista que secuestró la lucha democrática de la oposición para desviarla hacia caminos de aventuras violentas, falsas expectativas y propuestas fantasiosas como una “invasión militar de EEUU para deponer el gobierno de Maduro”

Prepotencia, oídos sordos, sectarismo, exclusión e intereses financieros de un grupito condujeron a esa oposición extremista, representada en por el LeLo-Guaidoísmo-G4, a cometer los peores errores y como consecuencia solo lograr fracasos tras fracasos. Desde el golpe del 2002, la abstención del 2005, las guarimbas 2014, la salida 2017, la abstención de 2017 y 2018, el “gobierno interino”de 2019, la Operación Gedeón 2020, la abstención 2020 y culminar con broche de oro ese ramillete de fracasos con “la continuidad administrativa y/o constitucional”

Ante tanta tozudez, incapacidad, mediocridad y sobre todo oídos sordos y exclusión de esa dirigencia opositora extremista, es imposible lograr el objetivo de un cambio de los que detentan el poder en Venezuela. Lo único que puede lograr una dirigencia como esa es precisamente lo que han cosechado durante 22 largos años; absoluto fracaso.

A partir de la elección real y legal de la nueva Asamblea Nacional el 6/12/2020, se abre una nueva posibilidad para las aspiraciones de los que adversamos al chavimadurismo, de partiendo de cero, iniciar una verdadera ruta hacia un cambio, hacia el logro de una transición a la democracia, con las herramientas propias de los demócratas, en Venezuela. A través del diálogo, la negociación y los acuerdos políticos, y la vía electoral. Conforme a la Constitución y en paz.

Los extremos de cada lado, gobierno y oposición, querrán y trabajaran 24/7 para torpedear ese camino, pero es este el momento de hacer valer la verdadera lucha, la democrática y llegar a un gran acuerdo nacional que neutralice y deje sin posibilidad de maniobra a los sectores extremos. Es ahora o nunca, el que reaccionemos y conduzcamos al país hacia una salida real a esta crisis generalizada. La nueva oposición tiene una tarea titánica por delante y debe demostrar que está a la altura. Fallar no es opción.

Con humildad me permito proponerles a los dirigentes y partidos políticos de esa oposición que está en la nueva Asamblea Nacional y a la ciudadanía en general el desarrollo de la siguiente estrategia y/o ruta para lograr el cambio:   

  1. Hacer oposición propositiva en la AN para contribuir a solucionar los múltiples problemas del pueblo. 2. Impulsar el rol contralor de la AN. 3. No caer en polarización, ni enfrentamientos estériles con el gobierno. 4. Reconectar con la gente recorriendo cada caserío, pueblo, barrio y ciudad en todo el país, a la vez que se van construyendo nuevos liderazgos regionales (no desde las RRSS, patear calle, frente a frente con la gente)
  2. Organizar al pueblo y canalizar, de forma pacífica, las protestas que se dan a diario en todo el país. 6. Articular con las instituciones y organizaciones de la sociedad civil para construir, JUNTO CON EL PUEBLO, una propuesta país alternativa al chavimadurismo (el pueblo organizado debe participar en la construcción de ese proyecto país para que lo sienta suyo y así esté ganado a impulsarlo y defenderlo)
  3. Lograr por encima de egos, rencillas e intereses personales y partidistas los consensos necesarios entre todos los sectores de la oposición para presentar candidatos únicos y unitarios en cada región y localidad para poder tener chance de ganar la mayor cantidad de gobernaciones y alcaldías como sea posible. 8. Concentrarnos en las elecciones regionales como prioridad.
  4. Entender que el RR puede ser una empresa que en estos momentos no estamos en capacidad organizativa, ni tenemos la fuerza para impulsarlo. Además, que su activación corresponde a enero del 2022, no en este 2021. 10. Establecer puentes con el chavismo y el G4 disidente. 11. Establecer puentes con las FANB, no para un golpe, sino para hacerle ver la necesidad de una transición en Venezuela por la vía pacífica.
  5. Hacer el correspondiente Lobbies internacional para convencer a la comunidad internacional que hay otra oposición en Venezuela que es demócrata y cree en las herramientas de la democracia como única vía de lograr un cambio en Venezuela. Precisamente lo que esa comunidad internacional, en su totalidad, ha planteado para una salida: diálogo, negociación y acuerdos políticos y elecciones libres.

Conseguir el reconocimiento y apoyo, como facilitadores, no como tutores de esa comunidad internacional. 13. Con campañas puerta a puerta, convencer al pueblo de que el único camino a seguir para lograr un cambio es: organizándose, protestando pacíficamente por sus DDHH, por las reivindicaciones y por las mejoras en la calidad de vida en general que son urgentes para la sobrevivencia del venezolano. Apoyando el diálogo, las negociaciones, acuerdos políticos y el voto como principal instrumento de cambio.

  1. Conformar una verdadera legión de testigos de mesa en cada rincón del país, bien formados y con personas responsables para cuidar y defender el voto de cada venezolano. Igualmente, convencer a los venezolanos que no solo se trata de votar, sino de que hay que defender el voto. 15. Luchar por conseguir un CNE lo más equilibrado posible, con un mínimo de 2 representantes de la oposición como rectores y por las mejores condiciones electorales que nos sea posible conquistar.
  2. Presionar al gobierno para que se den negociaciones políticas al más alto nivel que puedan conllevar a un acuerdo para una transición del poder en Venezuela. 17. Convencer al gobierno de Nicolás Maduro de que acceda a la conformación de un gobierno de unidad nacional entre maduristas, chavistas y oposición como vía previa a una transición del poder en Venezuela en paz. Este evidentemente es el punto final pues para poder lograr esto hay que pasar primero por cada uno de los puntos anteriores.

Hay que estar claros, en que estamos partiendo de cero y de que no hay salidas ni fáciles, ni rápidas. Que el camino es largo, tortuoso y lleno de constantes obstáculos pues el gobierno seguirá siendo lo que es; un gobierno autoritario que concibe el ejercicio del poder desde la fuerza. Si no tenemos claro eso e ingenuamente esperamos que ese gobierno actúe como si fuera demócrata, ya perdimos la batalla, por eso hay que acumular fuerzas y presionarlo.

Hay que lograr una unidad de propósito y entorno a lo electoral (pues en política así se concibe la unidad, no para tomarnos de las manos y jurarnos amor eterno) entre toda la oposición. Es ese nuestro mayor reto. ¡ADELANTE DEMÓCRATAS!

@joserioslugo

 

El Reporte Global, no se hace responsable de las opiniones emitidas en el presente artículo, las mismas son responsabilidad directa, única y exclusiva de su autor.

A %d blogueros les gusta esto: