Ni con José Gregorio de rector

8 de junio, 2020

Con las actuaciones e incluso declaraciones de Juan Guaidó y de los otros voceros del G4 (ahora sumados al extremismo de oposición) demuestran que ¡NO QUIEREN ELECCIONES! (estas no convienen a sus oscuros intereses.). Ellos decidieron seguir transitando por la vía aventurera de golpes de Estado, contratación de mercenarios y a la espera de que Mr. Donald Trump, se decida a “invadir” a  Venezuela y “salvarnos a todos”. Como sí ese señor fuera Simón Bolívar, el libertador. Cuando lo que han demostrado ser, durante su historia, es conquistadores e invasores.

Esperan que Trump, haga a un lado los innumerables problemas que enfrenta como: 30 millones de desempleados, más de 2 millones de contagiados COVID-19, más de 100 mil muertos (en aumento exponencial cada día) y como si fuera poco la ola de protestas en todo el país por la situación del racismo que toda la vida ha marcado a esa nación. Conjunto de dificultades que coloca con un pie fuera de la Casa Blanca al catire, de cara a las elecciones presidenciales.

Plan develado

Guaido y el G4, en nueve meses continuos, desde septiembre de 2019, no hicieron nada para aprobar el nuevo CNE, en 2019 cuando era una sola Asamblea, ni siquiera colocaron la discusión sobre el nombramiento del nuevo CNE en la agenda legislativa. Y no pueden salir ahora con el cuento chino de que el PSUV se opuso, torpedeó o saboteó dicho nombramiento, porque eso no es cierto. No hay ni una sola denuncia por parte de ningún diputado sobre obstáculos puestos por el PSUV para evitar el nombramiento de ese tan anhelado por el pueblo democrático nuevo CNE.

Tenían todo perversamente calculado. Lo que buscaban es que, como acaba de suceder, el TSJ fuera quien designara a los nuevos rectores del CNE para así tener la excusa perfecta y llamar nuevamente a la abstención en las venideras elecciones parlamentarias. Incluso tenían ya montada y, la están desarrollando, una campaña de guerra sucia con sus laboratorios mediáticos para descalificar, difamar y desprestigiar con el cliché de “colaboracionistas” y “traidores” a los factores de la oposición democrática que llaman a votar.

Son macabros estos sectores extremistas de la oposición que nuevamente trabajan para hundir al país en la NADA de la abstención. Mientras siguen haciendo todas las gestiones posibles para que se incrementen las sanciones económicas contra el país que está ya más que demostrado que solo afectan al pueblo, no al gobierno (ejemplo: Zelle, DirecTV, gasolina, repuestos industriales entre muchos otros) y que hacen que el país acelere su caída libre.

Hay que hablarle claro al país. En especial los dirigentes políticos. Como hasta la fecha a los extremistas de la oposición lo del: atentado con drone, golpe de Estado, invocación del Tiar, contratación de mercenarios e invasión USA no les ha funcionado apuestan todo a asfixiar al país, a los ciudadanos venezolanos, para que estos en su desespero por el hambre y colapso de todo en Venezuela salgan a las calles en una “explosión social” que derrumbe a Maduro y les haga así el trabajito que ellos por mediocres e incapaces no han logrado.

Estos extremistas han demostrado hasta la saciedad que no les interesa ni el país, ni el pueblo (ni siquiera se han preocupado de ayudar a los venezolanos en el exterior, como ha propuesto el economista Francisco Rodríguez y otros, otorgándoles dólares de las cuentas que el Estado venezolano tiene en el exterior y que ellos manejan). Lo único que les interesa es llegar al poder “como sea” y “a costa de lo que sea”. Sin importar las muertes que ya se producen por el colapso general del país, que ellos con las sanciones criminales que solicitan han contribuido a producir en Venezuela.

Por 5ta vez el TSJ

El TSJ, claramente de orientación chavimadurista, ha nombrado a los nuevos rectores. Hasta la presente fecha el CNE estaba conformado por 4 rectores chavimaduristas y 1 solo de oposición. Con el nuevo CNE, ahora la oposición gana 1 nuevo rector. De manera que, la correlación de fuerzas en el CNE queda así: de los 5 rectores, 2 son de oposición y 3 del chavimadurismo. Lo cual no es lo “IDEAL”, pues debería ser 2 de oposición, 2 del chavimadurismo y 1 “independiente”. Pero, la verdad es que, en todo caso antes teníamos 1 solo rector de oposición y ahora tenemos 2 rectores opositores.

Por otra parte, aquí nadie “se chupa el dedo” y todos sabemos muy bien que ese supuesto rector “INDEPENDIENTE”, “IMPARCIAL”, no existe en la actualidad en este país. Por lo cual, siempre ese quinto rector respondería o a los intereses de la oposición o al del chavimadurismo.

En conclusión la irresponsabilidad del señor Juan  Guaidó, los otros diputados y dirigentes del G4, al no nombrar en la AN al nuevo CNE, produjo que lo hiciera el TSJ. Pero, y a pesar de eso, hoy estamos mejor que antes. Sí como lo lee, mejor que antes. Ahora, en vez de 1 solo rector de oposición tenemos 2 rectores de oposición. Y 2 rectores que NADIE puede acusar de no ser opositores pues su lealtad opositora es a toda prueba. Si como se rumora son: el actual rector Luis Emilio Rodón y quien se estrenaría Rafael Simón Jiménez.

El camino de los venezolanos está claro, para el que lo quiera ver. Es sin duda alguna el de la participación electoral para votar en las elecciones parlamentarias de este año y en las otras, cuales sean que vengan. Necesitamos mantener del lado opositor a la AN, nuestro último bastión democrático. Pero, eso sí, es necesario sacar de allí a los extremistas que tanto daño hacen a la oposición y a Venezuela.

@joserioslugo

A %d blogueros les gusta esto: