Luz en el túnel

30 de agosto, 2020

El largo periodo de instauración de la autocracia no cesa. Un sector de oposición llama a pactos unitarios que se quedan en la misma acera y con menos integrantes. El gobierno agrava los sufrimientos de la gente, pisa con más fuerza los botones del miedo y la represión y su perpetuación se revela como amenaza para sus propios fieles.

No necesita legitimidad para imponerse contra la sociedad porque cuenta con el aparato del Estado, la internacional autoritaria y el más decisivo de todos los consentimientos, el de las armas. Hasta ahora le ha bastado, pero puede que le resulte insuficiente y pase de las fisuras a las grietas.

Un volátil combustible del cambio, la rabia contra quienes siegan la vida misma de la gente, no ha sido traducido por fuerzas opositoras fragmentadas opositoras en una alternativa. Hay que ir más allá de las fantasías que depositan las opciones de cambio en el exterior y en la violencia. Los hechos indican que la conciencia de cambio no surge automáticamente de la miseria material.

El estudio de las experiencias de otros países, como el realizado por Magdaleno, arroja pautas, no dogmas. No pensamos en polaco ni las características de la sudáfrica de Mandela es similar a la nuestra. Geografía, cultura, historia y biografías nos exigen desentrañar una mayor comprensión de Venezuela, de la naturaleza del poder que se nos impone y de una estrategia al servicio de la solución de los problemas de la gente. Es urgente configurar una transición a la venezolana.

Un gran acuerdo entre oposición y gobierno debe comenzar por pequeños compromisos, como el de un plan nacional para doblegar la pandemia, que permitan demostrar a las partes que no juegan a ganar tiempo para el fortalecimiento particular.

Sin la apertura a un nuevo acuerdo nacional, a mediano plazo, que salve a Venezuela de la destrucción no hay futuro democrático ni victoria sobre la repartición incesante de pobreza que impone el modelo estatista autoritario. La factibilidad de ese acuerdo requiere la participación de Maduro y de fuerzas de la sociedad civil y política capaces de negociar con el gobierno con autonomía y dándole otro propósito al indispensable apoyo internacional.

La oposición puede unirse y acumular fortalezas sólo si despliega hoy un enorme esfuerzo para rectificar una estrategia insurreccional aplicada, fracaso tras fracaso, desde el 2002. No para cambiar dirigentes sino políticas. No para abrir fuego contra el G4 o la mesita sino para que se consolide un nuevo referente político que trascienda estas alanzas y afirme rasgos señalados por Fedecámaras y la Conferencia Episcopal.

Hay un país que quiere unirse para salvarse a sí mismo. Los extremismos inorgánicos, desde un poder tóxico o una oposición inútil, no trabajan en esa dirección.

Repito algunas verdades a la vista: 1) Abstenerse es un error fatal y votar, sólo para defender una presencia en la AN, no basta. 2) Una alternativa exige construirla como un hecho dominantemente soberano y nacional. 3) La oposición de las fantasías, con gobierno dual y en el exilio se agotó. 4) Las bases de sustentación del régimen se debilitan 5) No se puede abordar el rescate de la democracia, exclusivamente como un detonante para fracturar instituciones. 6) La pelea entre dirigentes esta fuera de orden. 7) El conflicto de poder puede resolverse pacíficamente, ofreciendo soluciones y abriendo nuevos caminos a la sociedad y a la gente, sea seguidora del gobierno o de la oposición. 8) Lo electoral es un medio de lucha no la única lucha.9) La oposición debe poner fin a su fase autoritaria, violenta y personalista para ser expresión del país con motivos para cambiar.

En vez de ir hacia la democracia nos empujamos hacia el despeñadero de una transición al totalitarismo. ¿Estamos a tiempo de proponerle una ruta distinta al país? Decir que no obliga a soplar la luz que apenas comienza a titilar en el túnel y actuar para obtener otros resultados.

 

@garciasim

 

Tal Cual

 

El Reporte Global, no se hace responsable de las opiniones emitidas en el presente artículo, las mismas son responsabilidad directa y exclusiva de su autor. 

A %d blogueros les gusta esto: