Lo que se observa, lo que no se observa y lo que queremos observar

  • admin
  • 22 febrero, 2021
  • Comentarios desactivados en Lo que se observa, lo que no se observa y lo que queremos observar

22 de febrero, 2021

La debacle opositora

Gracias al “síndrome de abstención” que hoy sufren la gran mayoría de los venezolanos, el cual fue inoculado por la oposición extremista que representa el LeLo-guaidoísmo-G4 y por el chavimadurismo, la oposición venezolana prácticamente no tiene espacios de poder desde donde hacerle frente al régimen de Maduro. En el presente solo cuenta con 4 gobernadores, unos cuantos alcaldes y concejales y solo 20 diputados en la Asamblea Nacional.

Sin dudas la oposición está en su peor momento. Consecuencia directa de las innumerables torpezas cometidas durante 22 años por el sector radical opositor, que es el sector entre todo lo variopinto de la oposición venezolana, que por su gran poder financiero y mediático ha logrado el control de la conducción opositora en general.

En los últimos 5 años esos muy graves errores fueron magnificados al desviarse la lucha pacífica, electoral y constitucional que nos permitió la gran victoria del 2015, por caminos de aventuras violentas como: atentados, golpe de Estado, contratación de mercenarios, sanciones económicas (que solo afectan al pueblo) y la amenaza de una invasión militar extranjera. Resultado: el fracaso total y con el la consolidación en el poder de un gobierno inepto, corrupto e incapaz que apenas cuenta con menos del 20% de apoyo popular.

Hoy, observamos a la mayoría de los partidos políticos de oposición: divididos a lo interno, desorganizados, desdibujados, casi sin militancia y con un mínimo de popularidad. Igualmente nos percatamos que los partidos del G4, CULPABLES DE ESTA DEBACLE OPOSITORA Y CONSOLIDACIÓN DEL CHAVIMADURISMO EN EL PODER, persisten en seguir lanzándole piedras a la Luna con su “gobierno interino” imaginario.

Pero, también podemos ver que algunos dirigentes del G4 han manifestado querer volver a la senda electoral. Por cierto, sin hacer el necesario mea culpa ante el país, por los muy graves errores en que incurrieron, que además de muertos, produjeron la dramática situación actual opositora y que el chavimadurismo hoy tenga todo el poder. No se puede ser tan irresponsables, cometer tantos y nefastos errores que de paso fueron advertidos, y luego venir con su cara muy lavada haciéndose los suecos a decir voten por mí. Eso además de una burla al país es sencillamente miserable.

Para salir del foso

La oposición democrática, esa que utiliza como armas de lucha las protestas pacíficas, el diálogo, la negociación política y el voto, aunque CON TODO ENCONTRA, se le presenta UNA GRAN OPORTUNIDAD de asumir el liderazgo opositor del país soportado por una actuación INTELIGENTE, diligente, responsable y a la altura de las terribles circunstancias por la que atraviesa el pueblo venezolano: hambre, mengua, miseria, abandono y desidia gubernamental. Y lo más preocupante perdida de ganas de luchar, de fe y de esperanzas de que las cosas cambien para mejora. De allí el incremento de la diáspora venezolana.

Yo entiendo que con apenas 20 diputados en la Asamblea Nacional frente a 257 del oficialismo, la lucha es titánica, pero a como de lugar hay que librarla. No se trata de que esos 20 parlamentarios de oposición caigan en una confrontación y polarización estéril frente a los del gobierno, eso está claro, pero tampoco se trata de que sean INVISIBILIZADOS, ni que bailen al son que les toquen los oficialistas.

Esos opositores deben hacerse notar con sus intervenciones, con sus denuncias y sobre todo con sus propuestas. Tienen que lograr presionar al gobierno utilizando la fuerza de la opinión pública planteando, exigiendo se discutan los temas prioritarios y se interpele a todos los funcionarios que sea necesario para solucionar los problemas de la gente.

Paralelamente, hacer el lobby internacional necesario para comunicarle al mundo que en Venezuela existe una OPOSICIÓN DEMOCRÁTICA, que no cree en las vías violentas para salir del gobierno y que aboga por lo que esa misma comunidad internacional, de manera unánime, viene señalando: “La salida de la crisis venezolana está en el diálogo y en la vía electoral”. Es hora, que los países del mundo colaboren EN VERDAD con la solución del problema y no sean parte de este con más y más sanciones QUE SOLO AFECTAN AL PUEBLO y pretendiendo hacer tutelaje.

Hacer el trabajo político de hormiguita                                                                                                                          

Ya lo he reseñado y lo seguiré haciendo “hasta que el infierno se congele”. Paralela a la “macropolítica” que deben realizar los diputados de oposición en la AN, los partidos y dirigentes políticos saben muy bien cuál es el trabajo político que, SIN MÁS DEMORA DEBEN COMENZAR A REALIZAR: 1. Reorganizarse como partidos atendiendo a las demandas de su militancia de base y renovando las autoridades de manera de darle oportunidad a las nuevas generaciones que aspiran y necesitan avanzar dentro de la organización. En pocas palabras PRACTICAR LA DEMOCRACIA INTERNA.

  1. Construir e impulsar los verdaderos liderazgos locales y regionales.
  2. Toda la militancia salir a recorrer cada caserío, pueblo, barrio y ciudad del país (en la medida que la pandemia lo permita) para ESCUCHAR A LA GENTE y comprometerse DE VERDAD con ella a buscar soluciones concretas a los principales problemas cotidianos que les aquejan. Organizando las protestas y exigencias del pueblo ante los organismos de municipales y estadales.
  3. Construir con el pueblo UN VERDADERO PROYECTO PAÍS que sea producto del aporte del pueblo y no de cúpulas de la llamada sociedad civil. Si el pueblo siente ese proyecto país como suyo porque participó en su construcción estará ganado a apoyarlo, promoverlo y defenderlo.
  4. Que los dirigentes y partidos políticos que creen en la vía democrática, SIN MÁS DEMORA, avancen en lograr el consenso necesario, a nivel nacional, para llevar a las elecciones regionales y municipales candidatos únicos y unitarios. Es inaceptable que por egos, viejas y nuevas rencillas, mezquindad y por intereses personalistas y partidistas vuelvan a cometer el grave error de ir separados, como pasó el 6D. Deben conformar una gran alianza democrática electoral.

Así mismo, es necesario abrir el debate sobre la conveniencia o no de activar el Referendo Revocatorio a partir del 10 de enero del 2022, que es cuando nace el derecho según establece la Constitución.

El país debe cerrar filas en lo relativo a enfrentar la pandemia y lograr la adquisición de todas las vacunas que necesitamos. Esa es la PRIMERA GRAN PRIORIDAD hoy. Pero, también es DE IMPOSTERGABLE PRIORIDAD lo relativo al salario de los trabajadores, por el cual la oposición debe presionar al gobierno para que éste sea dolarizado, en el caso de los empleados públicos, porque ya la mayoría de la empresa privada paga bonos en dólares y los trabajadores más o menos pueden resistir, en algo, los embates de la hiperinflación.

Mucho trabajo por hacer y no se observa que se haya comenzado. Comunicar más y mejor debe la oposición.

 

@joserioslugo

 

El Reporte Global, no se hace responsable de las opiniones emitidas en el presente artículo, las mismas son responsabilidad directa, única y exclusiva de su autor.

A %d blogueros les gusta esto: