La oposición que somos

23 de agosto, 2020

Frente a un régimen cuyo autoritarismo agrava los problemas de todos, una fragmentada oposición sigue fallando en modelar una ruta de salida a las crisis. Las respuestas, tanto desde los que llaman a votar como de quienes piden abstenerse, son insuficientes. No ofrecen energías inspiradoras, humanamente solidarias y ascensionales, sino pugnas y choques a flor de errores.

Las instituciones, sectores, organizaciones y personalidades que, desde la sociedad civil, procuran vincular las acciones de la política al interés de salir de las crisis y aliviar, mientras ellas persistan, los sufrimientos de la gente, deben acentuar el empeño por retornar a una salida negociada, pacífica y electoral. Les toca cumplir el rol de auxiliar temporal de los partidos con vista a su recreación y fortalecimiento.

La actual élite política, la gubernamental y la opositora, corren el riesgo de entregarle a las nuevas generaciones un país peor al que recibieron. Eso marca el desempeño de ambas.

Ninguna alcanzará eficiencia mientras se nieguen a compartir puntos de encuentro entre sus estrategias opuestas. Meta irrealizable si ambas se mantienen de espaldas al país. Una y otra, están obligadas, ante las crisis límite que vivimos, a un esfuerzo conjunto para producir bienes comunes que nos permitan vivir mejor. A medida que dejen de hacerlo, se convertirán en obstáculo del desarrollo y la convivencia.

La élite política opositora enfrenta la exigencia de mostrar un mejor nivel al desempeño promedio de otras élites como la cultural, la económica, la militar o la gubernamental. Y no lo está logrando.
Su falta de altitud de miras para resolver intereses colectivos es el piso de una legitimidad que el país le debe exigir también a la oposición.

La oposición que somos no reúne una adhesión mayoritaria, a pesar del rechazo a las políticas gubernamentales por parte de casi la totalidad de la población. Un sector de ella se niega a participar en elecciones, un medio para someterse al principio democrático de rotación de las élites, y una de las formas para que los ciudadanos retribuyan o castiguen el desempeño de sus dirigentes. Ellos están obligados constitucionalmente a la evaluación de sus electores y estos a ejercer su derecho al voto como herramienta de control social sobre quienes aspiran a dirigirlos. Es una rendición de cuentas infaltable.

A la oposición de hoy la divide la resistencia a cambiar una fracasada estrategia de confrontación por otra que incluya la vía electoral en vez de criminalizar o negarse aceptar que para combatir las tropelías e injusticias de un regímenes autocrático, la primera condición es luchar desde adentro del sistema autoritario y bregar por modificar sus restricciones y ventajismos.

Importantes dirigentes democráticos, críticos de las políticas que levantan falsas expectativas y ofrecen salidas sin contar con los medios para garantizarlas, predican una diferencia con los extremismos, mientras con sus hechos los refuerzan. Temen más romper con las derrotas de la política insurreccional que promover audazmente una coalición nacional plural, representativa y con actores emergentes.

La oposición que somos enfrenta una crisis de culturas: el autoritarismo está sustituyendo al modo democrático de pensar. La mayoría de la oposición, por frustración y desesperación, se refugia en una incorrecta búsqueda de la democracia pensada exclusivamente como fractura de la sociedad y de sus instituciones.

La reciente encuesta de Datincorp pone frente a nuestros ojos la oposición que somos: ante el 52% del país que prefiere la vía electoral para solucionar el conflicto de poder; entre opositores la intervención militar internacional es deseada por el 42,9 % , el golpe militar por el 16,1% y la rebelión popular por el 11,1%.

Mientras el gobierno autoritario pueda contar con una oposición autoritaria, la construcción de una alternativa será tarea de Sísifo. Quedará en espera de quienes tengan el coraje de luchar, desde una condición de minoría, para convertir la democracia en valor fundamental para la vida de todos los ciudadanos. La vida que el régimen nos quita.

@garciasim

 

elreporteglobal.com, no se hace responsable por las opiniones emitidas en este artículo. Dichas opiniones son responsabilidad exclusiva y directa del autor. 

A %d blogueros les gusta esto: