La negociación y el Esequibo

14 de enero, 2021

La negociación en el campo del Derecho y las Relaciones Internacionales es esencial, por eso la justificación de los Ministerios de las Relaciones Exteriores y las Embajadas tanto bilaterales como multilaterales. En todas las Organizaciones Gubernamentales, comenzando por las Naciones Unidas, las conferencias y eventos, permiten a los especialistas llegar acuerdos por la negociación. Es la única vía en el sistema de Estados Soberanos para evitar la confrontación militar y la guerra. El conflicto siempre estará presente en la geopolítica de las naciones como lo está en lo interno entre las instituciones y los individuos. La única vía en la convivencia y el desarrollo de la política interna y externa de un país es la aceptación del otro y la conveniencia de los acuerdos; siempre será la salida más racional a todos los conflictos, la menos costosa, porque permite dejar de lado la violencia y la destrucción.

En la diplomacia lo económico se ha convertido en factor preponderante; por eso la creación de Organismos y Cumbres permanentes para el comercio entre los Estados con reglas claras y dentro del imperativo de la justicia. Hoy es común referirse a guerras comerciales como el reciente diferendo entre  Estados Unidos y China impulsado por el Presidente Trump. En el seno de las Naciones Unidas se rechazan las sanciones económicas por el efecto adverso en las poblaciones más que en sus gobiernos, siempre con el llamado al diálogo y a la negociación. Es la diferencia en estos tiempos entre la diplomacia de los 27 miembros de la Unión Europea y Estados Unidos por el tema comercial con China o el asunto sensible del proyecto nuclear de Irán.
Uno de los artículos de mayor aceptación en la Carta de las Naciones Unidas y fundamental en la Paz y la Seguridad internacional, es el referido a la Solución Pacífica de las Controversias Internacionales (Artículo 33“Las partes en una controversia cuya continuación sea susceptible de poner en peligro el mantenimiento de la paz y la seguridad internacionales tratarán de buscarle solución, ante todo, mediante la negociación, la investigación, la mediación, la conciliación, el arbitraje, el arreglo judicial, el recurso a organismos o acuerdos regionales u otros medios pacíficos de su elección”).
Precisamente las negociaciones con Guyana por el Territorio Esequibo es uno de los temas de mayor importancia en la Agenda Diplomática Venezolana del 2021 y donde está implícito la interpretación que debe hacerse de este artículo en base a lo acordado en su tiempo entre Venezuela, el Reino Unido y la futura República Cooperativa de Guyana. George Town pretende con una decisión de la Corte Internacional de Justicia, validar definitivamente el Laudo Arbitral de 1899 donde se despojó a nuestro país de ese territorio. Para Venezuela este caso estuvo cerrado cuando en febrero de 1966 las partes implicadas abrieron un nuevo camino para la negociación entre nuestro país y Guyana en el entendido de que el Laudo de París de 1899 era nulo e irrito y por lo tanto sin efectos ni consecuencias. Cuando Guyana fue independiente, Venezuela la reconoció como Estado pero con la reserva expresa del tema del Esequibo y el compromiso de una negociación bajo los términos del Acuerdo de Ginebra para buscar soluciones satisfactorias para el arreglo práctico de la controversia.
Todos los gobiernos venezolanos han mantenido el criterio de no reconocer la jurisdicción de este tribunal internacional, por eso no se hizo presente en el proceso, y tanto el gobierno como la oposición han coincidido en el marco que estableció el Acuerdo de Ginebra y sólo por vía bilateral, desafortunadamente por una actitud complaciente de la Secretaría General de la ONU y una decisión unilateral de Guyana, la CIJ se ha declarado competente para conocer del caso y ahora comenzar la parte sustantiva del proceso. La Cancillería venezolana debe convocar a los especialistas en la materia como lo han hecho otros gobiernos en situaciones similares para escoger las mejores vías tanto en lo jurídico, en lo político, diplomático y en lo económico.
Sería una oportunidad, no sólo en el caso del Esequibo, si no también ante otras de las controversias presentes en la política nacional y exterior, convocar a todo el país para presentar ante estas negociaciones internacionales un frente unido en lo interno donde los sectores deben llegar a acuerdos esenciales. Es la única manera de lo que el teórico de este mecanismo Ury Fischer denominaba “Negociar Ganando”. Toda negociación constituye un progreso en la medida en que haya una buena disposición de las partes con confrontaciones pacíficas y la necesidad de consensos mínimos, bajo el criterio de la solidaridad y el bien común más allá de las diferencias que puedan existir. En materia territorial es preferible como se estableció en 1966 entre Caracas y George Town el consenso y el beneficio común para las dos partes y no la imposición por tribunales internacionales a menos que haya un compromiso previo entre las partes.

jcpineda@gmail.com 
El Universal

El Reporte Global, no se hace responsable de las opiniones emitidas en el presente artículo, las mismas son responsabilidad directa, única y exclusiva de su autor.

A %d blogueros les gusta esto: