Kamala Harris y la presidencia de EEUU

25 de marzo, 2021

En la dimensión Orteguiana las circunstancias son determinantes en la afirmación del ser y en la transformación del mundo. En la política las circunstancias configuran el destino de un pueblo y especialmente el de sus líderes. Para Kamala Harris, llegó la hora de posibilitar su llegada a la presidencia de Estados Unidos, y todas las circunstancias parecen orientarla hacia este objetivo, es la primera mujer afroamericana en ocupar la Vice-Presidencia del país más importante del mundo y se ha convertido en un paradigma, en una nación en plena pandemia y una gran crisis económica y social. En momentos críticos, luego del asesinato de George Floyd, en pleno debate sobre la discriminación y violencia policial, el liderazgo de Kamala Harris fue crucial en el Congreso como senadora de California, pero también en los medios de comunicación y en las manifestaciones públicas. En el 2019, se postuló a la Presidencia dentro de las primarias del Partido Demócrata, pero se retiró de la competencia presidencial y apoyó al candidato hoy Presidente Joe Biden. Nunca fue tan importante la vicepresidencia como en estos momentos en los cuales puede sustituir ante situaciones sobrevenidas al Presidente de 78 años, quien además difícilmente se postularía a un segundo período y ella representa la primera opción, además es el voto decisivo en un senado repartido por igual entre demócratas y republicanos.

Recientemente en un amplio reportaje sobre el futuro de la política estadounidense, el periódico francés Le Figaro, afirmaba que Kamala Harris pueda llegar a ser la primera Presidenta de Estados Unidos, en razón de lo cual, su personalidad presenta todavía una parte de misterio, pero hay que enmarcarla en las circunstancias actuales de Estados Unidos, y con un Presidente como Biden. Primera mujer, primera persona de color, y primera americana de origen asiático y caribeño, en la fórmula del Poder Ejecutivo. Desde ya, está definiendo su perfil político presidenciable en su ascendente carrera. Su madre originaria de la India, especialista en cáncer, fue una universitaria que llegó a Estados Unidos en los años 60, mientras que su padre procede de Jamaica, y se ha desempeñado como profesor de economía en la Universidad de Stanford, ambos comprometidos permanentemente con las reivindicaciones sociales y los derechos civiles en el país de acogida. La Vicepresidenta se graduó de economía y ciencias políticas en la Universidad de Howard en Washington; ha ejercido su profesión como Fiscal en California, fue la primera mujer Fiscal del Distrito de la Ciudad de San Francisco, y luego Fiscal General en el estado de California. Siempre tuvo interés en la política y logró ser parlamentaria en la Cámara Alta. El Presidente Biden, la calificó al anunciarla como compañera de fórmula, como una luchadora inalcanzable y una de las mejores servidoras públicas.
Para muchos analistas, esta circunstancia es histórica, solo comparable con la designación de Barack Obama, en el 2008, contra el Senador Republicano John McCain, a los 145 años después de la abolición de la esclavitud. Con ella se afirma, como con Obama, el derecho de las minorías y los nuevos derechos de la mujer. Podría convertirse en la primera mujer y de color en llegar a la Presidencia de Estados Unidos.
Su larga trayectoria en el servicio público, su formación universitaria, su trabajo en el mundo de la justicia, y su experiencia en las luchas y manifestaciones acompañando desde muy pequeña a sus padres en los grandes combates por los derechos civiles, la acreditan para poder presentarse en las próximas elecciones del 2024 y convertirse en la 47 persona que ocupe la presidencia de su país. Como lo señalara el New York Times, Kamala Harris rompió otro techo de cristal en una nación convulsionada caracterizada por la injusticia racial y encarna el futuro de un país que se vuelve más diverso, incluso si la persona elegida por los votantes para liderar el binomio es un hombre blanco de avanzada edad.
En la Universidad de Berkeley se le recuerda en sus múltiples diálogos con los estudiantes y profesores con su firmeza y carácter, pero también su actitud de diálogo y negociación, ya está demostrando desde la Vicepresidencia la flexibilidad de su pensamiento político y el espíritu de concordia en un país tan dividido. Para el ex Presidente Trump la mayor afrenta es el respaldo popular que tuvieron John Biden y Kamala Harris, y especialmente lo que ella significó y significará en el escenario político estadounidense.
La vimos en la toma de posesión en el Capitolio, vestida de morado y sonriente porque quien la juramentó fue la Jueza de la Corte Suprema, la primera Latinoamericana en llegar a ese cargo Sonia Soto Mayor. El color escogido en su vestido fue una advertencia a la unidad de la nación, más allá del color azul o rojo de los partidos tradicionales.
Esta experiencia en el Poder Ejecutivo, le permite complementar su vida parlamentaria y su trayectoria judicial. En su vida privada, una hoja pulcra casada en el 2014, con el abogado Douglas EmHoff. Su hermana, Maya, quien es su consejera personal, fue muy activa en la campaña de Hillary Clinton en el 2016. Concluimos, que Kamala Harris es la mujer para este momento política, económico e Internacional.
Jcpineda01@gmail.com

 

El Universal

El Reporte Global, no se hace responsable de las opiniones emitidas en el presente artículo, las mismas son responsabilidad directa, única y exclusiva de su autor.

A %d blogueros les gusta esto: