Actualidad

Gringos, no nos quieran tanto

19 octubre, 2022

Por: Teódulo López Meléndez

Toca invocar la música mexicana, las rancheras, aunque preferiríamos a Chabuca Granda, para referirnos a los amores que matan. O volver a Gringo viejo con Carlos Fuentes en ese viaje al revés para unirse a las tropas de Pancho Villa.

A México, sí, pues allí son devueltos los compatriotas que no se han muerto en las aguas del Río Grande o han caído víctimas de los “coyotes” cuyos ingresos provienen del tráfico de seres humanos. A México, sí, pues allí hubo en una época unas conversaciones desoladas entre partes. A México, sí, pues desde la mitad de los puentes nuestros compatriotas son devueltos de Estados Unidos, pues no se aceptan a pie sino responsablemente en avión si algún gringo bueno asume su mantenimiento. Basta mirar los requisitos que se piden para asumir tal bonhomía, como declaraciones de impuestos, propiedades, ingresos, radiografías ante el fisco.

Los declarantes sostenidos por Estados Unidos alegan que parar ese desguace de 7 millones 100 mil compatriotas migrantes sólo puede lograrse saliendo del presente, mientras establecen primarias para terminar de dividirse y de interinos ejercen al tiempo la condición de precandidatos.

Estados Unidos se ata al pragmatismo electoral. Esos venezolanos molestan a los electores, los perversos gobernadores republicanos de Texas y Florida los expulsan hacia la residencia de la vicepresidenta y callarles la boca implica recuperar los procedimientos establecidos en el gobierno anterior. Incapaces de modificar políticas siguen con la ficción de que aquí hay un gobierno interino.

No refiramos el origen de esta postura, refiramos, sí, que ese bodrio es hoy inaplicable y, peor aún, es una de las causas fundamentales de que la oposición ande como ande. Incapaces de reformular políticas los gringos nos otorgan amores que matan. Los propietarios y los empleados locales tienen una deformación de tiempo: claman por elecciones ya mientras se aprestan para el 2024.

Otros hemos propuesto acuerdos concretos, como uno que implique el uso de activos congelados, bajo supervisión de la OMS y de la OPS, para atender la crisis hospitalaria, pues muchos se van a buscar la vida y no precisamente en sentido figurado. Pero eso es “estorbar”, pues si algo ninguno quiere son estorbos.

@tlopezmelendez

 

El Reporte Global, no se hace responsable de las opiniones emitidas en el presente artículo, las mismas son responsabilidad directa, única y exclusiva de su autor.