Freud

11 de mayo, 2022

Por: Marina Ayala

Sigmund Freud nace el 6 de Mayo de 1856 en Freiberg, una región de bosques y praderas, situada al sur de Checoslovaquia y a unos 250 Kms de Viena.  Pertenece a una familia judía de origen alemán y es primogénito del segundo matrimonio de su padre Jakob Freud y Amelia Northansohn.  Desde su nacimiento Sigmund Freud tiene que sufrir los avatares de la persecución judía por lo que a los tres años sus padres deciden mudarse a Viena en donde tienen que vivir sufriendo de una gran precariedad económica, de hacinamientos y de la ayuda de la familia materna.  Estas elementales necesidades marcaran de manera decisiva el carácter y tenacidad del destacado pensador.

Poco a poco se va haciendo un joven taciturno, se refugia en los libros y descubre una gran pasión por los idiomas, clásicos y modernos, la lectura de la Biblia, la literatura y el inglés de Shakespeare de quien admira su profundo conocimiento sobre la naturaleza humana.  Al tener que escoger su carrera se encontró sin una vocación especialmente definida, la limitación que ofrecía la Viena imperialista a los judíos ayudaría en su definición por la Medicina a pesar de expresar “No tengo noticias de haber tenido en mis años tempranos ansia alguna de ayudar a la humanidad doliente… Tampoco me dio nunca por jugar al doctor” Sin embargo descubre desde temprano una gran inclinación por comprender algo de los enigmas del mundo y contribuir a su solución. En este campo médico se siente especialmente atraído por las clases que dictara el célebre anatomista del cerebro Meynert sobre psiquiatría. Cuando contaba veinte años de edad Ernst Brücke, profesor suyo, lo invita a participar en sus investigaciones y lo lleva a su laboratorio, donde el joven se siente en total libertad para comenzar a indagar sobre sus propias interrogantes en Neurofisiología.  Freud manifiesta que fueron los años más felices de su juventud. Entre otros aciertos en el mundo científico Freud señala el carácter unitario de la neurona lo que va a constituir la base de toda la neurología moderna posterior y señala el valor medicinal de la cocaína. Consideró al profesor Brücke “la más alta autoridad con quien me haya encontrado jamás”.

Poco tiempo después de graduado de médico se enamora de una amiga de sus hermanas, Marta Bernays con quien se compromete oficialmente. Este vínculo lo presiona para salir de su muy incómoda situación económica y para definitivamente decidirse por especializarse en lo que ya constituía su principal interés, la neurología. Estaba ya trabajando como médico asignado al instituto psiquiátrico dirigido por Meynert. Consulta con su compañero Josef Breuer y decide solicitar un puesto en el Departamento de Enfermedades del Sistema Nervioso. En 1885 Freud consigue su primer cargo de importancia como profesional, se le asigna la cátedra de Neurología en la Universidad de Viena. En este ambiente constata como la ortodoxia y la comodidad de los profesores incuestionables haría imposible el avance y la búsqueda de la verdad en cuanto al origen y tratamiento de las Neurosis, que comenzaba a ser problema dentro de la epidemiología clínica de la época.  Es entonces cuando aspira a una beca para ingresar a trabajar con el Dr. Jean Martin Charcot en la Salpêtriere, en París. Conocía del tratamiento revolucionario, la hipnosis, que estaba aplicando este eminente científico con las enfermedades del sistema nervioso. Allí Freud llegó a destacarse y a ser amigo personal de Charcot, con quien se convence de que la histeria es una enfermedad de origen psicológico que requiere su propia y definida terapéutica. Es así como la psicología adquiere para él su principal tema de interés y se va apartando del microscopio y de los estudios anatómicos. Al llegar a Viena presenta sus hallazgos en el campo de los que sólo recibe frialdad e ironía.  Su terquedad y profunda convicción le cierran definitivamente las puertas de la academia en Viena. A pesar de este rechazo académico su consulta privada comienza a tener éxito y con ello su persistente deseo de contraer nupcias con Marta. El 14 de setiembre de 1886 comienza a construir su nuevo hogar.

Freud siempre tuvo necesidad de un amigo cercano con quien poder compartir sus inquietudes clínicas, al comienzo de su actividad privada estuvo muy cerca de Breuer y ambos fueron descubriendo la importancia de la catarsis en la cura de la histeria.  Es así como ambos pensadores comienzan a transitar por el mundo del inconsciente sin contar con una técnica ni con una teoría acabada de la psique.  El caso conocido como el de “Anna O” constituye el primer esfuerzo intelectual y de indagación en la comprensión de este mundo en el que hasta entonces nadie se había atrevido a entrar y en la importancia de la palabra para el tratamiento de las neurosis.  De este trabajo común y sostenido nace “la asociación libre” como herramienta terapéutica y base del psicoanálisis.  Según este método Freud pedía al paciente que se recostara sobre un cómodo sofá, que tratara de decir todo lo que le pasara por la cabeza con la menor censura posible y si el paciente mostraba resistencia colocaba la mano en su frente y presionaba levemente. Cada vez más Freud fue perfeccionando su técnica, dejando al psicoanalista solo para interrumpir ocasionalmente. Con este método Freud descubre la importancia de las fantasías sexuales en la aparición del síntoma neurótico, y de esta forma concluye que toda neurosis es el producto de la represión que siempre es de contenido sexual.

Emprendió de esta forma una fuerte lucha con su entorno social y académico, que vieron con horror lo que calificaron de una obsesión perversa de Freud. No transigió, pero no le quedó otro camino que pagar un alto precio por su indomable voluntad. Se revistió de una actitud de aislamiento y se subió a un pedestal frente a sus colegas lo que emprendió en términos de defensa, pero a la vez le permitió seguir adelante con su trabajo.  En este estado tuvo la necesidad de encontrar a otro interlocutor, Freud en realidad soportaba poco la soledad intelectual, el escogido fue Wilhelm Fliss. De esta forma Freud sentía que al menos una persona valoraba su trabajo intelectual. En esta época Freud sufre su más aguda crisis existencial, pasa por períodos de depresión intensos o períodos de euforia que le impiden su trabajo intelectual y lo fuerzan a realizar más bien el trabajo de su propio inconsciente. Fliss ocupa el lugar de su analista. Al final de esta difícil etapa Freud sentencia: “Soportar las verdades totalmente desnudas y enfrentar con toda calma las circunstancias, he aquí la cumbre de la soberanía”.

Su personalidad, impregnada de una tendencia natural a la sinceridad y de un amor inquebrantable a la verdad y a la justicia, repudiaba todas las formas de engaño y ambigüedad, todas las molestas e hipócritas formalidades habituales en las relaciones sociales.

La actitud emocional hacia colaboradores y amigos tuvo siempre una gran trascendencia para él, pues la presencia de ellos acallaba, de alguna manera, la inseguridad en su obra o los fallos en su autoconfianza. A la vez creaba en él una particularísima susceptibilidad, íntimamente unida al peligro y al miedo a perderlos. Esa necesidad de los demás se veía acentuada, a menudo, por un sentimiento de dependencia, que producían irremediablemente la sobreestimación de la otra persona. El riesgo de un ulterior desengaño era casi inevitable.

Freud nunca creyó en la existencia de un ser sobrenatural y la verdad es que tampoco sintió la necesidad afectiva de tal creencia. Pensaba que todas las explicaciones estaban en el mundo de la naturaleza y consideraba ilusorio, superfluo, la invención de otro mundo imaginario fuera de ella. Sin embargo, siempre le intrigó el tema religioso, en concreto, los motivos que la gente tenía para necesitar dichas creencias. De dicha indagación construye gran parte de su teoría sobre el inconsciente y las neurosis. Como dato curioso sobre su dinámica emocional Freud confiesa “Un amigo íntimo y un odiado enemigo fueron siempre indispensables a mi vida emocional”

 

@MarinaAyala

 

El Reporte Global, no se hace responsable de las opiniones emitidas en el presente artículo, las mismas son responsabilidad directa, única y exclusiva de su autor.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: