Actualidad

Fe y Alegría reporta «niños dejados atrás» por padres que emigran

  • admin
  • 25 agosto, 2018
  • Comentarios desactivados en Fe y Alegría reporta «niños dejados atrás» por padres que emigran

El Reporte Global

Las dificultades económicas y sociales que atraviesa Venezuela ha generado una situación de «niños dejados atrás» por sus padres que se han emigrado para buscar nuevas formas de ingreso, una situación que ya educadores y activistas califican de «problema de salud pública».

Solo en la red de colegios de la organización Fe y Alegría, que tiene170 instituciones educativas repartidas en zonas populares de toda Venezuela, se han reportado 4.444 niños y adolescentes que han sido «dejados atrás» por sus padres que los ponen a cargo de abuelas, tíos, hermanos mayores o vecinos.

«Si nosotros con 170 colegios tenemos 4.444 casos hasta junio, cuántos habrá en los 30.000 planteles públicos, los del Estado», comentó a EFE la coordinadora del Centro de Formación e Investigación de Fe y Alegría, Luisa Pernalete.

La educadora, que tiene más de 40 años al servicio de esta organización, dice que es la primera vez que observa la aparición de esta situación a unos niveles que ya rayan en «un problema de salud pública».

«Vamos a suponer que en las 30.000 escuelas del Estado hay un caso por plantel, entonces eso quiere decir que tenemos más de 34.000 niños dejados atrás», dice la docente.

Fe y Alegría ha contabilizado, solo en sus planteles ubicados enCaracas y en los céntricos estados Vargas y Miranda, unos 1.008 niños y adolescentes que han visto partir a sus padres a países como Perú, Ecuador y Colombia, naciones que han reportado este año una migración «masiva» de venezolanos.

«Recuerdo que en una escuela de Maracaibo me dijeron que tenían 107 casos de niños dejados atrás, o con el papá, o con la mamá, o con ninguno de los dos, y se quedaban ¿con quién? con el que fuera, con la vecina, con la hermana mayor de 16 o 17 años», narra.

La docente dice que ella no juzga a los padres que han tomado esta decisión de emigrar sin los hijos pues ella observa un «triple drama».

«Sufre la mamá que se va, porque cómo no va a sufrir si está haciendo un gran sacrificio para dar de comer a sus hijos, pero además se va y no sabe cuándo vuelve», dice y agrega que obviamente sufre el o los hijos, y sufre quien se ha quedado a cargo de ellos.

Fuente: Televen