Elecciones rusas: una lección para la oposición venezolana

9 de septiembre, 2019
Las elecciones comunales y regionales rusas del domingo 08.09 habrían sido ignoradas en cualquier país del mundo. Pero en Rusia no. Bajo las dictaduras electoralistas del siglo XXl cada elección adquiere un carácter plebiscitario, de aprobación o reprobación al líder. Y cuando la aprobación al líder baja de un 60%, lo más probable es que se producirá una conmoción dentro de las fuerzas que apoyan al régimen. Lo decisivo – todavía estamos en la hora de los recuentos – es que el partido del presidente Putin ha bajado muchísimo con respecto a sus porcentajes anteriores. Sus mayores derrotas las ha experimentado en las zonas urbanas. La oposición logró vencer al partido putinista Rusia Unida en 19 de los 45 distritos de Moscú.
Si además sumamos el hecho de que la abstención fue muy grande, hay que considerar que el desencanto con Putin es mayor de lo que es posible imaginar. En términos breves: el régimen muestra grietas. Grietas, no fracturas. Pero para un gobierno como el de Putin que aspira a ejercer liderazgos globales, las grietas pueden ser vistas como verdaderas fracturas-
El hecho más importante es que la oposición democrática logró por primera vez un alto grado de unidad. Alexei Navalny, líder nacionalista de la oposición, demostró poseer inteligencia política y aceptó pasar de la acción simbólica y testimonial a la lucha electoral. Queda demostrado así – y esta es una lección muy importante para la oposición venezolana- que la unidad no se logra con declaraciones sino a través de la acción. Y no hay nada que una más a un pueblo que elecciones en las cuales no solo es espectador sino un actor privilegiado.
Tan buen líder electoral resultó ser Navatny que, dejando de lado todo egoísmo partidario, llamó a votar por los opositores que tuvieran mejores condiciones para reunir votos. Aunque fueran comunistas. De tal modo, por los comunistas no solo votaron los comunistas sino muchos anticomunistas que se oponen a Putin. Una unidad en fin que hizo recordar al 6D venezolano, cuando todos los partidos opositores unieron sus fuerzas para derrotar a Maduro.
El segundo hecho importante es que la oposición rusa fue a las elecciones atravesando un terreno minado por trampas y tribunales electorales putinistas, enfrentando un ventajismo sin límites y, por si fuera poco, con sus mejores candidatos (más de sesenta) inhabilitados. Esa es otra lección para la oposición venezolana. A las elecciones no solo se va a ganar. Cuando estas tienen lugar bajo condiciones dictatoriales, su objetivo es denunciar al régimen ante la opinión pública internacional.
En un punto están de acuerdo todos los periodistas. Putin no solo salió con un ojo morado del proceso electoral. Además quedó desprestigiado, nacional e internacionalmente. No es poco para un gobernante que intenta presentarse en Europa como un demócrata intachable.
El 08.09  en Rusia fue  un  día de “nuevo comienzo”
https://laruta2019.blogspot.com/2019/09/fernando-mires-elecciones-rusas-una.html?spref=tw

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: