El realismo de Fedecámaras

26 de julio, 2021

Por: Mercedes Malavé

El título viene a cuento por la idea que, al margen de su excelente discurso, expresó el nuevo presidente de Fedecámaras, Carlos Fernández, al decir que le hubiese encantado ser profesor de Filosofía para partir de cero supuestos y llegar a la verdad; sin embargo, le tocó ser empresario y debe vivir pegado a la realidad.

En efecto, asumir la realidad, conocerla y reconocerla, supone enormes desafíos y grandes desprendimientos, tanto para empresarios como para filósofos. Se cuenta de Hegel que frente a uno que le increpó con el argumento «muy bien su teoría pero no concuerda con la realidad», la respuesta del padre del idealismo filosófico fue «pues lo lamento por la realidad».

Filósofos, políticos, científicos y artistas; jóvenes y ancianos, hombres y mujeres de las más diversas corrientes de pensamiento y de acción tenemos en común la búsqueda de la verdad.

Incluso quienes niegan su existencia o su capacidad de conocerla, la afirman irremediablemente. Por eso, la respuesta, quizás más honesta, sea justamente la de Hegel: exista o no la realidad, me tiene sin cuidado.

Se estrena una nueva directiva de Fedecámaras en medio de enormes desafíos políticos y económicos. Las opciones parecen ser esas mismas que nos vienen del debate filosófico: abrazarnos a la realidad de lo que el país es hoy o seguir actuando al margen de ella esperando que, en algún momento, salgan del hermetismo o inmanencia imaginativa e impacten en la realidad. Esto ha ocurrido en otras latitudes con terribles consecuencias para pueblos y naciones: utopías, idealismos, delirios de grandeza, nacionalismos exacerbados han sido la causa de las peores y más destructivas ideologías políticas.

Pero la realidad no es algo superficial, fácilmente captable por los sentidos. El conocimiento humano incluye una serie de adecuaciones que van desde la percepción sensorial hasta el razonamiento. Cada paso en el conocimiento supone una captación más profunda, más penetrante, más real de las cosas. La superficialidad, el sentimentalismo, los prejuicios, los lugares comunes, la falta de lógica y de autocrítica no son buenos compañeros del conocimiento precisamente porque se cierran, en algún momento del proceso cognitivo, a la verdad.

En el acto de instalación de la 77ma Asamblea Anual de Fedecámaras escuchamos discursos abiertos y discursos cerrados a la verdad. No deja de impactar, por ejemplo, la clausura de representantes del gobierno, como Delcy Rodríguez, que no entienden, no captan o no quieren ver señales de los nuevos tiempos que vive Venezuela, y que sus empresarios no son una excepción.

Permanecen anclados en un pasado que solo ellos intentan resucitar de forma retórica, ignorando el entorno, fecha y lugar que los circunda, y sin querer percatarse de que ni en la memoria común ni en la voluntad política hay intenciones de revivir lo ocurrido siquiera hace tres años.

Volviendo a las palabras de Carlos Fernández, pienso que todos nos sentimos interpelados en algún momento de su discurso, por esa búsqueda de la verdad de manera seria, abierta, profunda. La necesidad de compartir la realidad de que hoy vivimos en una nación sin rumbo ni destino; que lo que ocurre en Venezuela es una auténtica tragedia nacional, y que la única forma de incidir en esta grave coyuntura es abrazarnos al realismo, aunque duela, para comenzar a plantear y ejecutar soluciones. Por eso, al nuevo presidente del gremio empresarial y a todo el equipo que lo acompaña les deseo el mayor éxito posible.

 

@mercedesmalave

 

 

Tal Cual

 

 

El Reporte Global, no se hace responsable de las opiniones emitidas en el presente artículo, las mismas son responsabilidad directa, única y exclusiva de su autor.

 

A %d blogueros les gusta esto: