El país sin liderazgo…

7 de diciembre, 2020

Los resultados de las elecciones parlamentarias de este 6 de diciembre, no sorprenden a nadie. Apenas un 31% de participación (según el primer boletín oficial del CNE). Muy cercano a lo que señalaban las más serias y confiables empresas de estudios de opinión pública que todos conocemos. ¡El pueblo habló!. Y lo ha hecho con mucha claridad, equivocado o no. Pareciera que dijo: “No creemos en nadie, no reconocemos el liderazgo político nacional, ni del gobierno, ni de las oposiciones. Los políticos viven en su propio mundo y no dan solución a nuestros problemas”

La abstención que “inoculó” en el pueblo, progresivamente desde el 2005 un sector extremista de la oposición, ha hecho metástasis en el colectivo venezolano. Por supuesto, también estimulada muy hábilmente desde las filas del chavimadurismo con la acción del G2 cubano. Lo cierto, es que ya casi nadie cree en el voto, pero más allá de ese no creer en el voto subyace el no creer en el liderazgo político nacional actual. Ni en unas instituciones del Estado e incluso de la sociedad civil que no le ofrece soluciones concretas a sus múltiples problemas de sobrevivencia.

A todos les cae. El pueblo asumió y con toda razón, que quienes alguna vez gozaron de su respaldo lo abandonaron, lo dejaron a la buena de Dios. El pueblo se siente completamente desamparado por el gobierno y por la oposición. Todas las encuestas así lo reflejan. El 67% de los venezolanos no se identifica ni con el liderazgo político de oposición (ninguno), ni con el del gobierno. El resultado de estas parlamentarias y seguramente el resultado de la “consulta popular” (si no es amañado), sin duda alguna lo ratificarán.

Ahora, ¿hasta cuándo los políticos seguirán sin darle la lectura correcta a los que pasa en el país, a lo que grita diariamente el ciudadano en medio de su soledad y desesperación?. ¿Cuándo los políticos entenderán que no lo están haciendo bien, que por sus continuos errores, sin rectificación alguna, han perdido la confianza del pueblo?. De un pueblo que necesita, que espera de esa dirigencia, de un bando y del otro, la solución a sus problemas, la cual no llega.

Hoy, el pueblo venezolano ha perdido la esperanza y no hay liderazgo alguno en el país capaz de motivar, de hacer que se renueve esa esperanza diluida. La clase política en su absoluta desconexión con el pueblo se ha desgastado en una confrontación estéril, entre los propios factores de oposición, acusándose mutuamente de la debacle. Así mismo, la oposición extremista polarizando con su par del lado del chavimadurismo, en su lucha demencial por el poder se llevan todo y a todos por delante. Mientras, y en el medio, prácticamente sin ser visto está el pueblo rebasado por la dura realidad de sus problemas cotidianos. Sufriendo una vida que cada día es más miserable.

Lo cierto es que: ni Guaidó, ni Leopoldo, ni MCM, ni Capriles, ni Falcón, ni Fermín, ni Bertucci hoy son líderes. No logran motivar, ganarse nuevamente la confianza del pueblo y mucho menos renovar su esperanza. Esto que es extremadamente grave para el país, no es reconocido por estos actores políticos que autoengañandose creen contar aún con algún liderazgo significativo en el país.

Toca que los dirigentes políticos, NO LÍDERES, porque aún no lo son, deben ganarse con su desempeño ese liderazgo, hagan un trabajo arduo por ofrecer soluciones concretas a los principales problemas de los venezolanos. Esos diputados no pueden ir a la nueva Asamblea Nacional para conspirar y buscar derrocar al gobierno, NO. Su función esencial es lograr mejoras de vida para los venezolanos y sacar adelante al país.

A partir del 5 de enero de 2021, se inicia una nueva etapa en la dinámica política nacional, con una nueva conducción de la oposición, con un sector opositor democrático que debe tener claridad en cuál es su papel real, su rol en esta nueva realidad política del país. Que busque la unidad opositora, los acuerdos políticos con el gobierno y el avance en el camino a lograr una transición del poder en Venezuela, la cual podría comenzar con un cogobierno madurista-opositor. Veremos y estaremos atentos los venezolanos para exigirle a esa dirigencia que cumpla con su misión, que no se desvíe.

@joserioslugo

 

El Reporte Global, no se hace responsable de las opiniones emitidas en el presente artículo, las mismas son responsabilidad directa y exclusiva de su autor.

A %d blogueros les gusta esto: