Actualidad

El Cónclave

15 octubre, 2022

Por: Eduardo Fernández

Sería peor que un crimen, una estupidez que Venezuela y los venezolanos no aprovecháramos la elección presidencial ordenada por la Constitución para el año 2024, para cambiar al gobierno, salir de Maduro e iniciar una nueva etapa en la vida nacional.

Las circunstancias están dadas. La Constitución ordena que en “el último año del periodo constitucional” deben hacerse elecciones para elegir un nuevo presidente y un nuevo gobierno.

Todas las encuestas coinciden en señalar que más del 80 % de los venezolanos desea cambiar al presidente Maduro y a su gobierno. Deseamos un nuevo presidente y un nuevo gobierno.

Ese 80 % de venezolanos está esperando que se le presente una alternativa democrática atractiva para enfrentar a Maduro y para tener un gobierno nuevo.

La Alternativa Democrática consta de cuatro elementos: Una oferta de gobierno atractiva, con un programa serio e ilusionante. Una organización eficiente. Una estrategia inteligente y, finalmente, un candidato presidencial de consenso.

El candidato debe ser capaz de reunir condiciones para conjugar tres verbos: ganar, cobrar (es decir hacer efectivo el triunfo. Lograr el traspaso del poder) y, finalmente, gobernar. Es decir, estar en condiciones de dirigir un gobierno que logre el progreso de la nación y el bienestar de todos los venezolanos.

Escoger ese candidato no será fácil, pero es posible. Las primarias que se proponen serán un trapiche para destruir potenciales candidaturas y para profundizar la división en los cuadros opositores.

Me he atrevido a proponer, inspirado en el ejemplo de la Iglesia Católica, que así como al Papa lo elige un cónclave integrado por gente muy sabia y a nadie se le ocurre proponer primarias para elegir al Papa, así se constituya en Venezuela un cónclave integrado por líderes empresariales y sindicales, de las universidades y de las academias, de los gremios profesionales, de la Conferencia Episcopal Venezolana que puedan deliberar en recomendarle al país un candidato que pueda ser Jefe del Estado y del gobierno, Comandante de la Fuerza Armada, Jefe de la Política Internacional y de la Hacienda Pública.

Un alto interés nacional aconseja que se haga el esfuerzo.

Seguiremos conversando

 

El Reporte Global, no se hace responsable de las opiniones emitidas en el presente artículo, las mismas son responsabilidad directa, única y exclusiva de su autor.