El bolerista Miltiño y el maestro Billo nunca grabaron juntos

Universo musical (Crónicas para el recuerdo) Héctor J. García 

 

Muchos melómanos y seguidores de la orquesta Billo´s Caracas Boys  creen que el cantante brasileño Milton Santos de Almeida, mejor conocido como Miltinho o Miltiño, perteneció a la agrupación del maestro Luis María Frómeta Pereira (Billo)  y, por ende, actuó y grabó con él. Nada más lejos de la realidad.

Tal suposición se debe –sostenemos nosotros- a la aparición en el mercado discográfico de 1959 de un disco de larga duración (long play) en cuya caratula se presentan juntos Miltiño y Billo nada más que de toga y birrete. El vinil en cuestión lleva por título Doctores en ritmo con una selección de temas del director y arreglista dominicano-venezolano entre ellos, Caracas vieja, Al fin a cabo que, Cuando estemos viejos y Los cadetes, etc., que el vocalista carioca interpreta con mucha elegancia y perfecta dicción castellana, a pesar de que su lengua materna es la portuguesa.

De manera pues que Miltiño sí grabó, pero no con el maestro Frómeta Pereira. Aclaremos: Billo había sufrido un veto a finales de años 50 (57-58-59) por parte de la Asociación Musical dirigida por sus colegas Chucho Sanoja y Aldemaro Romero, y se había marchado a Cuba. No vamos  a entrar en detalles de este impasse. Y es desde La Habana que Billo le envió por correo las partituras al también director de orquesta y pianista, el uruguayo Rubén Alfredo Izza “Pocho” Pérez, para que dichas canciones las montase con su agrupación, la Orquesta Latina, banda radicada en Rio de Janeiro, la cual acompañaba a muchos cantantes del patio y los que andaban de gira por esas tierras brasileñas como es el caso, entre tantos, del matancero Bienvenido Granda.

El melómano al escuchar este long play, Doctores en ritmo, podría pensar que se trata de la agrupación de Billo por cuanto suena muy parecida a la dirigida por él. Pero no. Es la orquesta de “Pocho” Pérez que ejecuta su trabajo de forma impecable. Claro, los arreglos son del cantor de Caracas y marcan definitivamente la pauta musical.

Destaca en el LP la cálida voz de Mltiño, su perfecta dicción en español, con mucha razón lo llamaban El rey del fraseo. El gran bolerista y director Tito Rodríguez siempre elogiaba  su vocalización y decía que era perfectamente clara.

¿Quién era Miltiño?

El gigante del sur, como se conoce al Brasil, ha sido prodigioso en dar a conocer al mundo su potencialidad artística, sobre todo en el segmento musical (compositores y cantantes). Para muestra están sus famosos carnavales. Ahí tenemos a Gaetano Veloso, Chico Buarque,  Ari Barroso, Elza Soares, Roberto Carlos y Altemar Dutra, entre muchos otros Era imposible que, ubicados geográficamente en pleno continente de habla hispana, se desentendieran discográficamente de este potencial mercado. Y a grabar en español se ha dicho.

Miltiño había nacido en Niteroi, una población frente a Río, donde empezó desde muy joven a cantar sambas mientras tocaba la pandereta. Su carrera la inició cuando el compositor Jair Amorin, de la RCA Víctor, le propuso grabar en español.

Primeramente había grabado varios álbumes de música brasileña y tiempo después se dio a conocer como bolerista de gran prestigio. Recordemos a El malquerido, Rocío, Dedo de guante, Humo y licor, Recuerdos, En un rincón del alma, Dulce veneno, Pobre del pobre y Quien yo quiero no me quiere, entre otros grandes éxitos, melodías respaldadas por una orquesta latina con saxos, trompetas y percusión en primer plano.

El vocalista carioca había nacido en 1928 y dejó de existir el 8 septiembre del 2014 a los 86 años, retirado totalmente de los escenarios después de ser diagnosticado con Alzheimer. Hoy lo recordamos.

 

Cualquier comentario favor escribir  a:

aquellascanciones@gmail.com

Facebook: Aquellas canciones aquellos intérpretes

 

 

 

A %d blogueros les gusta esto: