Debilitar progresivamente al régimen

14 de febrero, 2021

La política de derrocar a Maduro por vías no electorales ni democráticas y en varios momentos inconstitucionales, fue sostenida por TODO el liderazgo del G4. Los dirigentes determinantes en su rumbo y que impusieron la hegemonía del pensamiento extremista fueron López y Guaidó. En menor medida Borges.

Por qué consintieron y respaldaron esta política Enrique Capriles, Henry Ramos y Manuel Rosales, por qué la avalaron con acciones, decisiones y silencios? Es uno de los capítulos del análisis que se niegan a hacer los dirigentes, partidos y personalidades públicas que rebatieron – algunos criminalizaron – las advertencias, desacuerdos y propuestas de una estrategia democrática de cambios.

No sé puede desmeritar que Capriles planteó una rectificación al mantra de los 3 pasitos y expresó críticas públicas a la orientación y el papel de López y Guaidó. Pudo haber sido un giro insuficiente o abandonado en un aspecto tan importante como la participación en las elecciones de la Asamblea Nacional por considerar el deslinde inoportuno o no pagar la factura por la osadía de enfrentar el ventajismo de Estado. Capriles, como es común en las posiciones de líderes de Centro, Capriles vaciló y desistió. Lo cierto es que Capriles reabrió la desacreditada vía electoral.

Una vez adoptada una política, su realización depende de quienes la personifican. El cambio de política no implica necesariamente el cambio de todos los dirigentes de la política anterior. Más bien son un activo que hay que intentar proteger, aún a costa de admitir errores y derrotas como es el caso de Guaidó.

Tienen validez algunas de las precisiones que expone Chuo. Igual que el deslinde no es pase de facturas, tampoco luchar por la sustitución de una estrategia es destronar un caudillo para poner otro. Con estas actitudes se deja de ser alternativos.

La pregunta sobre el para qué y el hasta dónde, es siempre pertinente para la sana pluralidad, para la eficacia en la consecución de de los objetivos que nos planteamos.

Los fines mayores

Chuo ha sido una voz prominente entre la combatida disidencia que hemos soportado descalificaciones y acusaciones que hablan mal de quienes las han lanzado o dejado que prospere la cultura autoritaria en la oposición. Ha tenido la fuerza para unir su opinión a una práctica consecuente. Es indudable que – como muchos otros – coincide no por la palmadita en el hombro y marca distancia, no por entusiasmos caudillistas.

El cambio de la política transicional, de la estrategia de enfrentamiento al régimen autocrático y de consecuencia con una cultura es lo primero. Su consecuencia inmediata es la construcción de la dirección mejor preparada para lograr los fines mayores, en la sucesión deseables, en los tiempos adecuados y con los costos que sean humana y políticamente justificables.

El inicio de esos cambios puede y debe llevarse a cabo a propósito de la elección de Gobernadores como parte de un proceso para arribar a unas elecciones presidenciales libres y según los mandatos constitucionales. El riesgo es que el ventajismo de Estado y el avance del plan oficialista de mantener debilitada, dividida y enfrentada a la oposición democrática. Todo parece indicar que dirigentes y partidos no tienen aún la madurez y el desprendimiento necesario para salir de la idea de reparto y selección sectaria de candidatos en una competencia donde hay actores, necesidades, aspiraciones e intereses específicamente regionales y distintos a las pautas nacionales.

Pero el riesgo mayor es abandonar a la gente y dejarle la cancha al PSUV. Hay que volver a la vía de la movilización, la organización, la acumulación de luchas y fuerzas para debilitar progresivamente al régimen. Llamar al voto combatiendo con la prédica de la misma oposición contra el voto.

Hay que abrir un nuevo ciclo de cambio desde la sociedad y con la gente, aún si no pudiéramos evitar que por nuestro retraso, una victoria del plan autoritario para cerrar el país a la libertad y al bienestar reprimidos.

 

@garciasim

 

El Reporte Global, no se hace responsable de las opiniones emitidas en el presente artículo, las mismas son responsabilidad directa, única y exclusiva de su autor.

A %d blogueros les gusta esto: