Daniel Santolo: “En los últimos años un sector de la oposición hace campaña para destruir el voto”

  • admin
  • 2 diciembre, 2020
  • Comentarios desactivados en Daniel Santolo: “En los últimos años un sector de la oposición hace campaña para destruir el voto”

Por Héctor J. García

 

De cara a las elecciones parlamentarias del próximo domingo  6 de diciembre y del llamado a no votar que hace un sector de la oposición, tal como sucedió en los comicios del 2005 donde el chavismo arrasó, el politólogo y miembro del CEN del partido Avanzada Progresista (AP), Daniel Santolo, es de la opinión que en los últimos años se ha generado toda una campaña para destruir el sufragio como mecanismo de resolución de conflictos y  se optó por la vía violenta.

Añadió, en este sentido, que esa oposición por años ha querido acceder al poder por la vía no democrática y esto parte desde el 2002, y ha continuado esta ruta a lo largo del tiempo.

“Este sector con muchos recursos ha logrado generar en la población, lo que en las ciencias sociales se conoce como “Desesperanza aprendida”, que no es más que creer que nuestro destino está marcado y ya no hay nada que hacer, que el voto es una herramienta ineficaz para superar nuestra tragedia. Un gran daño se le ha hecho a un mecanismo de consulta popular, ahora la política pasó de la participación a la inacción, algo fuera de todo sentido común”, afirmó el especialista en sistemas electorales en entrevista exclusiva para El Reporte Global.

¿Cuál es tu valoración y qué crees pueda suceder?

-Los procesos electorales son mecanismo de decisión, pero van mucho más allá. También son dispositivos de resolución de conflictos y en la modernidad dejamos de lado las armas para solucionar nuestras diferencias y adoptamos el contarnos en elecciones. En el 6-D solo hay dos escenarios, esto gracias a la campaña abstencionista, por un lado, que la gran mayoría de los sectores descontentos con el gobierno no sufrague y como consecuencia  logre retomar la Asamblea Nacional con una votación de menos del 20%. Y por el otro, que el descontento sea tan grande y se logre una movilización activa y la gente se manifieste en las mesas para castigar a un gobierno sectario, represor y autoritario, lo que deja en manos de la población y en el azar el destino de esta contienda electiva.

Reiteró Santolo, quien también es candidato lista nacional por AP, que la “abstención es inocua, nos lleva a la inacción, al abandono de los espacios de poder. La oposición pasó de tener una estructura partidista poderosa que descansaba en gran medida en los espacios de poder que dominaba; gobernaciones, alcaldías, consejos legislativos y concejos municipales. Todo esto fue desechado por seguir la ruta de no votar entregando todo esta estructura al gobierno”.

Asimismo advirtió que de repetir la historia del 2005 “nos retraería en política por lo menos 15 años. Sería volver a comenzar para construir una ruta constitucional, pacífica y electoral que nos lleve a desalojarlos del poder, tarea nada fácil sin tener los instrumentos necesarios para ello y en medio de la peor atomización de la oposición”.

¿Qué opinión tienes de la consulta que hará el Parlamento entre el 5 y 12 de diciembre?

-De verdad que uno no entiende cómo es posible tanta ingenuidad de parte de algunos que se hacen llamar líderes políticos, y si no es ingenuidad es mala fe, o estupidez. Una consulta que no consulta, ya que las preguntas tienen un solo sentido, no dan ni siquiera la posibilidad de contradecir alguna de las interrogantes. Una propuesta que será virtual y que no se tiene ningún mecanismo de supervisión para saber de verdad los resultados que ella arroje, pero lo peor es que dicha consulta no obliga a nadie y mucho menos a quienes tienen las riendas del poder. Es nuevamente una venta de ilusiones que lo único que generará es mayores frustraciones a ese pequeño grupo, que no por pequeño no sea importante para el cambio, que aún tiene esperanzas en ello de forma mágica, que de la noche a la mañana ya Maduro no esté en Miraflores y que tampoco es garantía de que logremos rescatar la democracia.

 

De acuerdo con varias encuestas, el 85% de los venezolanos están desmotivados en ir a sufragar el 6-D cuando su prioridad es ver cómo comprar alimentos y medicinas con un salario que es una miseria; el cómo resolver el día a día, el de sobrevivir en medio de esta tragedia que vive el país con el añadido de la pandemia del Covid-19. ¿Cómo se podría revertir esa situación y que ellos salgan a votar?

La situación que se ha venido presentando en Venezuela ha sido estudiada a lo largo de los años. En las ciencias sociales sobran las teorías que describen la situación que atraviesa el pueblo venezolano, entre estos estudios podemos citar “la pirámide de Maslow”, que no es otra cosa que lo que tú describes en la pregunta. Mientras los pueblos son más sometidos a carencias y necesidades más se apartan de la vida social y colectiva. Se alejan de las organizaciones sociales ya que se dedican única y exclusivamente a resolver sus necesidades primarias. Es allí donde entran los gobiernos autoritarios y con pretensiones hegemónicas para afianzar su poder, por cuanto estas necesidades son atendidas mediante mecanismos de cooptación social debido a que es el Estado el único con la posibilidad de paliar estas necesidades, creando así una dependencia directa de los ciudadanos con quienes controlan la distribución de alimentos o de atención sanitaria.

Pareciera que un sector de la oposición que repito no es democrática no ha logrado entender esto. Por el contrario, se ha planteado una ruta apoyada desde un ámbito político extranjero, entre ellos, Estados Unidos, que ha generado mayores carencias en la población restringiendo, como lo afirmó el exembajador de ese país en Venezuela, William Brownfield, que debían quebrar la economía venezolana para lograr que los que nos gobiernan abandonaran el poder no importando incrementar el sufrimiento de la gran mayoría de los venezolanos que por acción del propio Ejecutivo estaban al borde de la miseria, logrando con ello alejar aún más la posible solución del conflicto político planteado en el país.

Al pauperizar la vida de más de un 80% de la población, lo único que obtienes como resultado es mayor desesperanza y rendición, y si a estos le sumas un discurso abstencionista, que al final termina siendo inmovilizador, solo podemos esperar una cosa: mayor control social de quienes dominan el poder.

 

Estamos en presencia de un régimen autoritario, sin escrúpulos, que no cree en la democracia, en el diálogo, que no se detiene ante nada con el fin de retener y perpetuarse con el poder. En  las parlamentarias del 2015 donde la oposición obtuvo una resonante victoria con una mayoría de diputados, la respuesta del gobierno fue inventarse la figura del “desacato”, anuló leyes que se aprobaron en las discusiones, encarceló y aún encarcela a legisladores obligándolos a huir del país, a esconderse, a refugiarse en embajadas, etc., etc. ¿Usted como demócrata no teme que Maduro reedite la historia del 2015 en el caso de que los electores acudan a sufragar en masa y gane nuevamente la oposición?

-La politología nos da las herramientas necesarias para analizar los procesos sociales, pero sobre todo basándonos en realidades. Que el gobierno haya actuado de esa forma contra la asamblea recién electa en el 2015 era de esperarse. Un gobierno que pretende perpetuarse en el poder utilizará todos los mecanismos necesarios para ello. No podemos alegar nuestras propias torpezas para justificar nuestros fracasos, y  me incluyo aunque no he sido participe de esos errores, muy por el contrario los he criticado abiertamente.

Al tomar la AN un sector de la oposición nuevamente se dejó llevar por el ala no democrática, y planteo desde el mismo día de la instalación que su objetivo era derrocar a Maduro por cualquier vía y esto de inmediato generó una reacción de quienes controlan el poder y no pretenden perderlo. Utilizó las herramientas que tenían a su alcance para evitarlo, de allí las decisiones del TSJ y todo lo que vino después. Se dio un choque de poderes entre el Ejecutivo y el Legislativo, pero quien tenía todo para perder era el Legislativo. No tenía la fuerza necesaria para imponer esa ruta, acciones como abandono del cargo por parte del Presidente, juicios desde un tribunal en el exilio, el invento de que Maduro era colombiano y plantear el abandono del caso, fueron acciones sin basamento ni legal y mucho menos de carácter político estratégico. Fueron acciones temerarias que lo único que logró fue que se anulara el Parlamento y luego el llamado a acciones de calle, lo que culmino con más muertes de inocentes, y provocando que el gobierno sacara un as debajo de la manga: la Asamblea Constituyente que terminó de enterrar la AN.

 

Si usted es elegido diputado, ¿cuáles serían sus propuestas inmediatas?

-Decir que de llegar al Parlamento para solo llevar propuestas legislativas es mentir a la población. También dependerá del porcentaje de diputados opositores al gobierno que llegue a la AN. Creo que así seamos mayoría se debe comenzar con un proceso de reinstitucionalización  del país, el rescate de las instituciones es urgente si queremos recobrar la democracia, y esto solo será posible bajo un mecanismo de diálogo y entendimiento con los que controlan el poder, al igual que la implementación de cualquier ley pasa por alcanzar un acuerdo político.

Por ejemplo, particularmente he trabajado un proyecto de ley: Ley del Salario Mínimo Vital la cual plantea la bonificación en moneda extranjera a un universo de 6 millones de familia. Sería un mecanismo para asignar un bono mensual para ayudar a vencer la pobreza extrema que ronda algo más del 60% de la población. Este proyecto de ley pasa por lograr obtener los recursos para este sector de la población y la creación de un mecanismo de distribución, y eso es imposible realizar si no se da un gran acuerdo entre Ejecutivo y Legislativo.

Al igual habrá que hacer todos los esfuerzos necesarios para normalizar las relaciones internacionales y lograr obtener recursos para emprender proyectos que logren impulsar el desarrollo económico del país. Para mí esa debe ser la función de la próxima AN y desde allí seguir conquistando espacios por la vía democrática electoral como son gobernaciones y alcaldías, para construir un gran movimiento nacional que de forma constitucional y pacífica logre desplazar del poder a los que hoy nos gobiernan. Esa debe ser la ruta.

 

A %d blogueros les gusta esto: