Actualidad

Comando caradura

4 de junio, 2022

Por: Román Ibarra

Como si nada hubiera pasado con la ristra de errores -todos golpistas- de 2002, la abstención de 2005 para regalarle a Chávez la AN; las guarimbas; la auto entrega para ir preso del señorito de Madrid; los trancazos; La Salida; Maduro vete ya; Operación Libertad; la Gedeón; los jóvenes muertos; heridos, y presos; las nuevas abstenciones de 2018 (presidenciales); 2020 (AN), y 2021 (Gobernaciones y Alcaldías), ahora se presentan los señores del G4, más los 10 convidados de piedra (Minipartidos sin gente, ni votos) listos para hacer unas primarias a su medida.

Ahora con nuevo nombre, pero con la misma gente, la ¨plataforma unitaria¨ sin pudor alguno, se vende como la única con autoridad para escoger en ¨primarias¨ a su medida, al candidato presidencial de la ¨oposición¨ G4 y sus amiguitos. ¡Recórcholis!

Para esa visión excluyente no existe más oposición que ellos, y los resultados electorales del 21N, tampoco existen. No se han dado cuenta de que son minoría dentro del archipiélago de factores que adversan al gobierno.

Hoy, los mismos que sabotearon todos los procesos electorales con la abstención que favoreció al oficialismo, hoy dueño de todo el espectro institucional, quieren ser abanderados presidenciales de la oposición sin pedir perdón por su reiterada estupidez, o hay que llamarla traición.

Hablando de traición, quiero hacer un inciso para expresar mi solidaridad con la ex gobernadora del Táchira, Laidy Gómez, por la canallada de quienes lanzaron candidaturas paralelas para que perdiera las elecciones con su actual perseguidor, Freddy Bernal. Esa alianza soterrada del G4 con el Psuv, produjo la derrota de Laidy Gómez, que sirve de marco para su actual persecución. Es un acto miserable, pero dueños del poder judicial gracias a la abstención, lograrán su objetivo con toda seguridad.

Volviendo al tema de las primarias a la medida, la conducta de los voceros de la llamada plataforma unitaria, han dicho quienes pueden y quienes no pueden participar.

Surgen varias preguntas: ¿Quién las organiza, el CNE? María Corina dice que con el CNE ni a misa. Es una contradicción, porque le guste o no, luego tendría que medirse con Maduro –en caso de ganarlas- en una elección organizada por el CNE ¿Quién financia esas primarias? ¿Cómo se evita que el gobierno ponga su peso para favorecer una candidatura determinada? ¿Cómo se hace para que no haya un desmadre de insultos entre ellos?

Creo que  no han visto las encuestas en las que todos los que se asoman como precandidatos, están en el subsuelo de la popularidad, con más rechazo que Maduro.

Ojalá tuvieran un mínimo de decoro e inteligencia para entender que esta hora es la del desprendimiento, y el patriotismo constructivo. Las primarias solo dejarán heridas incurables que nos llevarían a una nueva derrota frente a Maduro, quien desde ya se frota las manos de felicidad.

En el supuesto negado de que se ganaran las elecciones presidenciales, no se puede olvidar que ese gobierno tendría que trabajar teniendo en contra más de 200 alcaldes afectos al oficialismo; 19 gobernadores; el TSJ; la AN con abrumadora mayoría del PSUV; así como el resto de las instituciones.

Este cuadro vuelve a demostrar que la abstención es inservible, y que un eventual triunfo de esa oposición, estaría frente a un país ingobernable.

Insisto en que esta es una hora para construir un programa de gobernabilidad amplio y creíble, acompañado por todos y un candidato de consenso con experiencia; sereno pero firme, que genere confianza interna e internacional y  conduzca una transición democrática para la recuperación económica e institucional del país.

Es tarea de todos dejar un mejor país para nuestros hijos, y eso hay que construirlo ya. Hay que dar paso al consenso y eliminar la guerra intestina en el seno de las oposiciones. Sumemos a favor del cambio en positivo. ¡Se puede!

@romanibarra

 

El Reporte Global, no se hace responsable de las opiniones emitidas en el presente artículo, las mismas son responsabilidad directa, única y exclusiva de su autor.