Adiós al amigo imaginario

17 de agosto, 2021

Por: José Ríos Lugo

¡CUIDADO! ¡MUCHO CUIDADO! Sobre las expectativas que se puedan generar con respecto al PROCESO de diálogo en México. Este NO es para que Maduro salga del poder, NO. Sería otro grave error asumirlo de esa manera. El diálogo que se CONTINÚA en México (pues este se inició en Venezuela), es de trascendental importancia para el país, para el camino hacia el retorno a la democracia.

Pero, más que por los logros que este PROCESO (que no suele ser corto) pueda producir (sean pocos o muchos), porque el mismo implica el regreso al ejercicio de la política, al uso de las herramientas propias de todo verdadero demócrata (para luchar por la democracia), de los dirigentes y partidos políticos que, en los últimos 6 años, la habían abandonado, para embarcarse y embarcar al país en caminos extremistas, violentos, no democráticos los cuales, además de generar falsas expectativas en quienes, justificadamente estaban y están desesperados, ocasionaron frustración muertes, angustias y dolor, así como gran cantidad de presos políticos.

Sobre ello, muchos advertimos A TIEMPO (tal vez no con la fuerza necesaria), pero no fuimos oídos, y por el contrario, se nos etiquetó de “colaboracionistas” “vendidos” “traidores” y últimamente de “alacranes”, con el objeto de difamarnos, desprestigiarnos y enlodar nuestra reputación. Eso NO PUEDE SER OLVIDADO, pero sí SUPERADO (como de hecho está siéndolo).

El regreso a la vía política, al camino de los demócratas por parte de los factores extremistas-abstencionistas que conforman el G4, sin duda alguna ES UN NUEVO TRIUNFO, NO de los factores democráticos de la oposición Alianza Democrática y el resto de la sociedad civil, NO. Es un TRIUNFO indiscutible de los FRACASOS, de la FRUSTRACIÓN, de ese “fallamos, erramos, estábamos equivocados, no era el camino”, QUE JÁMAS DIRÁN CON COMPALABRAS (lo cual no importa mucho), sino con las posiciones por la vía correcta que vienen adoptando (y eso sí es importante)

Pero, ¡CUIDADO! ¡MUCHO CUIDADO!, no estamos brindados. El desespero de algunos, la rabia, el profundo odio, el rencor, el deseo de venganza y el miedo seguirán haciendo su sucio trabajo para que la impaciencia ante resultados que, no suelen darse con prontitud, de ese PROCESO llamado diálogo, conspiren nuevamente y el extremismo-abstencionismo, violento e irracional, vuelva por sus fueros.

Independientemente de la grosera exclusión que ha hecho el G4 de los otros factores y la inexistencia de una agenda CONSENSUADA de temas a discutir en México, TODOS, TODOS debemos apostar al éxito de ese diálogo, pues si es bien llevado, puede implicar, por fin, empezar a ver la luz al final del túnel. Todos tenemos que estar atentos a ese proceso, apoyarlo y sobre todo CUIDARLO, al exigir a quienes lo llevan que no se desvíen de los objetivos y sobre todo que no vayan a patear la mesa.

Es obvio el reconocimiento de Maduro como Presidente de Venezuela, que hace el G4, como igualmente es obvio que Guaidó y el G4 le dicen ADIÓS AL AMIGO IMAGINARIO QUE LLAMARON: “INTERINATO” 

 

@joserioslugo

 

El Reporte Global, no se hace responsable de las opiniones emitidas en el presente artículo, las mismas son responsabilidad directa, única y exclusiva de su autor.

A %d blogueros les gusta esto: